(EUROPA PRESS) El presidente boliviano, Evo Morales, convocó este martes a los líderes mundiales, científicos y representantes de la sociedad civil e indígenas a asistir a la primera Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio climático y los derechos de la Madre Tierra entre el 20 y el 22 de abril próximos en la ciudad de Cochabamba, en el centro del país andino, con el objetivo de analizar propuestas que permitan garantizar la supervivencia del planeta y frenar el cambio climático. “Lamentado el fracaso de la Conferencia de Copenhague debido a que los países llamados desarrollados no quieren reconocer la deuda climática que tienen con los países en desarrollo, las futuras generaciones y la Madre Tierra” se ha optado por convocar a esta reunión mundial, explicó el presidente aymara en rueda de prensa desde la sede del Gobierno en La Paz, informó la agencia ABI. Morales explicó que el objetivo de la nueva conferencia propuesta, que ha sido fijada para el mes de abril coincidiendo con el Día Internacional de la Madre Tierra, será el de analizar las causas estructurales y sistemáticas del cambio climático y proponer medidas de fondo que garanticen el bienestar humano en armonía con la naturaleza.

El presidente boliviano también espera que la cita sirva para acordar el proyecto de Declaración Universal de los Derechos de la Madre Tierra que promueve su Gobierno y propuestas de nuevos compromisos en materia de reducción de las emisiones, adaptación, transferencia de tecnología, financiamiento y deuda climática, entre otros.

 “La defensa de los Derechos de la Madre Tierra es la defensa de los derechos de la humanidad”, señaló. Igualmente, Morales adelantó que espera que la conferencia sirva para que los distintos países trabajen en organizar un Referéndum Mundial de los Pueblos sobre cambio climático y avanzar en la constitución de un Tribunal de Justicia climática internacional y que la cita se cerrará el 22 de abril con una gran movilización para pedir soluciones frente el cambio climático. El presidente aymara subrayó su convicción de la necesidad de impulsar acciones urgentes con el objetivo de evitar mayores daños medioambientales y advirtió del riesgo al que están sometidas poblaciones enteras por la contaminación medioambiental, sobre todo las más pobres que, en su opinión, “verán destruidos sus hogares y fuentes de sobrevivencia, además de ser obligados a migrar y buscar refugio ante la amenaza creciente”. El mandatario criticó que el 75 por ciento de las emisiones históricas de gas de efecto invernadero se originaron en los países industrializados del norte y recordó que sólo los países “guiados por los principios de solidaridad, justicia y respeto por la vida, serán capaces de salvar a la humanidad a la Madre Tierra”.