Traducción no oficial

(por Bernarditas Muller, Grupo de los 77 y China, principal coordinador de la Grupo Especial de Trabajo sobre la cooperación a largo plazo de acción, AWG-LCA, 2008-2009). 12 de marzo 2010 

RESUMEN EJECUTIVO 

El hecho de que Copenhague no es un fracaso del proceso multilateral. Por el contrario, Copenhague, no porque el proceso abierto, transparente e intergubernamental de negociaciones en el marco del sistema de las Naciones Unidas fue descartado y dejar de lado deliberadamente por los países desarrollados, que trabajó para minar este proceso todos a lo largo de los dos años antes de Copenhague. 

Este documento ofrece un análisis del proceso que condujo a la caótica sesión plenaria final, que marcó el dramático fracaso de Copenhague. También presenta un análisis del Acuerdo de Copenhague, la “oferta” que salió de Copenhague, en términos de su consistencia, o la discrepancia, con los textos actuales de negociación en el marco del actual proceso intergubernamental de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC, denominado “el Convenio en este texto). La Conferencia de las Partes (COP) del Convenio decidió “tomar nota” del Acuerdo de Copenhague, como un compromiso entre aquellos que apoyaron el Acuerdo y los que se opusieron a ella, y el proceso que llevó a cabo. En términos de las Naciones Unidas, se significa que la CP se mantiene neutral sobre este texto, sin apoyar ni la rechaza. 1 Al mismo tiempo, la CP aprobó la decisión de continuar las negociaciones en virtud de la Convención sobre los procesos en curso. 

Las negociaciones de la Convención debe seguir, incluso para aquellos países que se asocian con el Acuerdo de Copenhague, con el fin de hacer que los mecanismos operacionales que se han mencionado en el Acuerdo, en particular para la adaptación, la mitigación, la financiación y transferencia de tecnología. 

El documento también analiza los intentos actuales por los países desarrollados siguen socavando el proceso intergubernamental y lograr acuerdos a nivel bilateral, regional o reuniones sobre temas específicos, para que éstos sean de goma y sellado por la Conferencia de las Partes en su próxima reunión en Cancún, México en diciembre de 2010. Una vez más, el fracaso del proceso multilateral está siendo utilizado como una excusa para socavar distorsionada ese mismo proceso, y siguen teniendo unos pocos países decidir por el resto del mundo. 

El cambio climático afecta a todos los países del mundo. Las soluciones deben ser globales, y de conformidad con principios internacionales y las obligaciones de la Convención y su Protocolo de Kyoto, los únicos instrumentos jurídicos que rigen el cambio climático, basado en la ciencia y universalmente acordada. El destino de las generaciones presentes y futuras no se puede decidir por un puñado de países, no importa cuán poderoso e influyente que pueda considerar a sí mismos.

ANTECEDENTES 

En 2007, en Bali, Indonesia, las Partes en la Convención acordaron un Plan de Acción de Bali destinadas a la aplicación plena y efectiva de la Convención, de conformidad con sus principios y obligaciones. Un Grupo de Trabajo ad hoc sobre acción cooperativa a largo plazo, el GTE-LCA, se estableció para este propósito. El trabajo fue haber sido terminado en 2009, en Copenhague. 

Dos años antes de Bali, en su undécima reunión, las Partes adoptaron la decisión de promover un proceso de mandato en el marco del Protocolo de Kyoto de la Convención, y estableció el Grupo de Trabajo ad hoc sobre los nuevos compromisos del Anexo I (países desarrollados) Partes en el marco de Kyoto Protocolo, GTE-PK, sin un plazo específico para su labor, a excepción de la necesidad de garantizar que no hay diferencia entre el final del primer período de compromiso en 2012, y el segundo período de compromiso posterior a 2012. 

Juntos, la labor del GTE-ACLP y el GTE-PK hizo la Hoja de Ruta de Bali, que determinaría una mayor cooperación mundial para abordar lo que se conoce como el reto “que definen nuestros tiempos”, el cambio climático y sus efectos adversos. 

Mientras que los países en desarrollo trabajado para asegurar que los principios y obligaciones en virtud de la Convención y su Protocolo de Kyoto se conservan en los resultados de Copenhague, la mayoría de los países desarrollados tratado de promover un nuevo acuerdo jurídico, después de 2012 “, que rechazan el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas y niegan sus propias responsabilidades de las emisiones históricas que causó el problema del cambio climático. 

La negación de este principio supondría la negación de sus compromisos de proporcionar recursos financieros y transferencia de tecnología, en particular para la adaptación a los países en desarrollo. Propuestas presentadas por los países desarrollados en las negociaciones llevaría a cambiar las responsabilidades para la mitigación y la adaptación a propios países en desarrollo, , incluida la financiación, la comercialización y transferencia de tecnología. En la base de estas propuestas es la promoción de sus intereses, principalmente económicos. 

¿Qué se negocia en estos procesos es la distribución del espacio atmosférico restantes para evitar los efectos catastróficos del cambio climático. Se trata de enormes cantidades de recursos financieros y afectar a las actividades económicas de todos los países. Lo que está en juego para la mayoría de los países en desarrollo es su propia supervivencia, y en caso afirmativo, en qué forma. Significa que el espacio para obtener un nivel de vida decente a millones de personas en el mundo. Para otros, se trata de garantizar los márgenes de beneficio, la protección de sus logros económicos y la protección de sus estilos de vida. 

La Convención y el Protocolo de Kyoto proporcionan los medios para el mundo para responder de una manera equitativa y global al problema del cambio climático. El trabajo debe continuar bajo estos dos instrumentos. 

¿QUÉ SUCEDIÓ EN COPENHAGUE 

El proceso 

Mucho se ha escrito sobre el proceso de fallas en las que el Acuerdo de Copenhague fue negociado y presentado al plenario de la COP 15. Sigue siendo cierto que la falta de transparencia del proceso y exclusiva realizada por la Presidencia danesa como resultado la fuerte divergencia de posiciones en la acuerdo. Lo que quizá sea menos evidente es que hubo un intento deliberado de engañar a las Partes, especialmente países en desarrollo Partes con anterioridad a los últimos días de Copenhague, en la intención de negociar un nuevo acuerdo por completo para sustituir los de la CMNUCC y su Protocolo de Kyoto. 

A lo largo de las negociaciones en el marco del Grupo Especial de Trabajo a Largo Plazo de la acción cooperativa (AWG-LCA), los países desarrollados han puesto de manifiesto, a través de sus presentaciones y por medio de sus declaraciones que no están trabajando en el mandato del Plan de Acción de Bali (BAP ). Las medidas para aumentar el número de reuniones, para organizar el trabajo de las sesiones, para establecer los grupos de negociación y de determinados grupos, la elección de los temas para los talleres y, finalmente, los textos de negociación que salió, todos fueron muy reñido negociaciones. 

Los países en desarrollo mantuvo firme en el mandato de BAP, mientras que las Partes que son países desarrollados, tomó todas las ocasiones para ampliar o interpretar el mandato de conducir a un nuevo acuerdo que implique una alteración de los principios básicos y las disposiciones de la Convención. El Acuerdo de Copenhague, a pesar de su servicio de labios a estos principios y disposiciones, contiene tales modificaciones que van en la misma base y el fundamento de la balanza de las responsabilidades diferenciadas en virtud de la Convención. 

Los intentos de los países desarrollados de dividir a los países en desarrollo también activamente, tanto dentro como fuera del proceso. Al mismo tiempo, los países en desarrollo, muchos ya afectados por los impactos del cambio climático, cada vez más reconocida la necesidad de seguir firmemente comprometidos con los principios y disposiciones de de la Convención, y el fortalecimiento de su unidad como Copenhague se acercaba. 

Estas posiciones no excluyen la posibilidad de que los países en desarrollo a adoptar medidas más eficaces para la mitigación y, en particular para la adaptación, tanto a nivel nacional, como actividades de auto-financiarse, o en cooperación con otros países en desarrollo. 

Los países de la falta de Copenhague fue interpretado por muchos observadores que fue un rechazo al proceso multilateral en favor de lo que se percibe como un proceso más eficaz de un pequeño grupo de países influyentes de la toma de decisiones para todos los miembros. Desarrollados son ahora incluso afirmar que la única manera eficaz de lograr un acuerdo sobre el cambio climático sería excluir a la mayoría de los países en desarrollo en la toma de decisiones. 

Lo que es menos conocido es que el proceso multilateral no permite a pequeños grupos para negociar en nombre del conjunto. No hay negociaciones de cualquier importación de lo que sea, incluida la del Protocolo de Kyoto, se participó en por todos los miembros en las últimas etapas. Siempre ha habido un pequeño grupo de representantes de los países que trabajaron en el documento final de las negociaciones. 

Existen procedimientos por cada grupo de países sobre la elección de sus representantes para las negociaciones en grupos pequeños que son reconocidos dentro del sistema de las Naciones Unidas conjunto, y que puede ser flexible para adaptarse a las necesidades de los debates. El sistema de coordinadores G-77 es parte de esta práctica dentro del Grupo, además de los representantes elegidos por los tres grupos regionales dentro de ella, los de Asia, África y América Latina y el Caribe. En las negociaciones sobre el cambio climático, los representantes de los grupos de interés específicos también están presentes. 

Estos representantes son elegidos democráticamente y propuestos por los grupos que representarán sus intereses en las negociaciones pequeña habitación de madera. Las consultas con los grupos más grandes se llevan a cabo según sea necesario a todos durante las negociaciones y por lo tanto los principales resultados son conocidos y aprobados por todas antes de la última sesión plenaria se lleva a cabo. 

Tras este proceso, el Grupo de los 77 y China se reunieron y acordaron que sus representantes, al más alto nivel, en un “Grupo de Amigos del Presidente” puesta en la segunda semana en Copenhague. La posición fue dada a conocer a la Presidencia danesa, en la persona de la ex Presidenta, que accedió a convocar una reunión para nombrar a los representantes delegados esperaron en vano a esta reunión que se convoque. En ese momento, el nuevo Presidente ya había comenzado sus consultas a puerta cerrada. 

Era claro para muchos países en desarrollo que las negociaciones se mantuvieron en suspenso a la espera de Jefes de Estado elegidos para conocer y decidir por el resto del mundo. No todos los Jefes de Estado y de Ministros presentes en Copenhague, en particular de países en desarrollo, Se invitó a participar en este pequeño grupo. Al final, cuando se hizo evidente que no pueda alcanzarse un acuerdo sobre los textos presentados por la Presidencia, la situación se tornó desesperada para ellos. Cuando a través de intensas negociaciones, el texto fue aprobado finalmente en el pequeño grupo, el acuerdo fue anunciado incluso antes de la Conferencia de las Partes había adoptado un vistazo a él. 

Durante cinco horas, de tarde en la noche a la mañana, los ministros y jefes de las delegaciones tuvieron que esperar, sin la cortesía de una explicación, una vez más contraria a la práctica habitual. Cuando por fin se reunió el Pleno, se presentó con un texto acordado y administrado una hora para estudiarlo. Cuando las banderas se suscitaron a intervenir, el Presidente prefirió hacer caso omiso de ellos, hasta algunos fueron conducidos a golpear sus placas en la mesa para tomar la palabra. 

El Acuerdo de Copenhague, por lo tanto “tomado nota de” como un compromiso para la sesión plenaria para poder continuar con su labor. Las decisiones se adoptaron también, no sin dificultades, para continuar las negociaciones en los dos procesos.

La transparencia y un proceso abierto, son especialmente importantes para el cambio climático, ya que afecta a todos los países, desde el más pequeño hasta el más grande entre ellos. Consideraciones para muchos pequeños países en desarrollo, es una cuestión de supervivencia. Para los países desarrollados, las negociaciones también participan grandes intereses económicos y la protección de estos intereses sigue siendo primordial para ellos. Morales y éticos y el bienestar de la mayoría, por consiguiente dejar a un lado en a favor de unos pocos, los intereses más poderosos. 

Esto, más que la ineficacia del proceso multilateral, provocó el colapso de Copenhague. 

UN ANÁLISIS DE COPENHAGUEN ACCORD

Preámbulo  

  1. En la partida: Hubo una clara divergencia de posiciones en la lista de los nombres de quienes participaron en las negociaciones pequeño grupo del Acuerdo de Copenhague, y sobre la inclusión de cualquier país que, posteriormente, decide asociarse con el Acuerdo.

Los movimientos, por lo tanto, de la Presidencia danesa, del Secretario Ejecutivo de la CMNUCC, y del Secretario General de la ONU para promover la asociación con el Acuerdo de forma activa no son acordados por la Conferencia de las Partes, por no mencionar que está fuera de sus respectivos mandatos.  

  1. En los párrafos del preámbulo:
  • El artículo 2 de la Convención no sólo cubre su objetivo final. La consecución del objetivo final, según el artículo 2, debe tener en cuenta tres parámetros: la necesidad de adaptación, la necesidad de la seguridad alimentaria y la necesidad del desarrollo sostenible.
  • El Acuerdo simplemente “toma nota” de los resultados de la labor de los dos grupos de trabajo especiales, y por lo tanto es neutral al respecto. Esto significa que de los enlaces en sí de estos resultados.
  • El siguiente párrafo se respalda estos resultados, de tal manera que sugiere que el trabajo de la LCA ha terminado, pero que el trabajo del GTE-PK continúa. Sin embargo, las decisiones fueron adoptadas en la COP de Copenhague para continuar el trabajo en ambos grupos de trabajo , y a “tomar nota” del acuerdo. La relación entre estas decisiones es muy clara: que el Acuerdo es un proceso fuera de que la CP no se pronuncia sobre, ni bienvenida ni condena, sino que la labor del proceso multilateral, a través de de los dos grupos de trabajo, va a continuar.
  • El último párrafo del preámbulo que el Acuerdo es “operativo de inmediato.” Cómo se va a hacer, o las condiciones para ello, no obstante, se aclaró en el cuerpo del Acuerdo.

Los párrafos 

Apartado 1 

En la lectura inicial, párr. 1 parece estar de acuerdo con el Convenio. A pesar de las referencias en este apartado con el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas, sin embargo, los párrafos siguientes, de hecho, cambiar la interpretación de este principio de las responsabilidades de las emisiones históricas de las emisiones actuales, a través de la Además de la frase “y sus respectivas capacidades”, que en las negociaciones de la Convención se refiere a los diferentes niveles de capacidades de los países desarrollados para cumplir los compromisos de mitigación. Cabe señalar que la referencia a la equidad, que en el convenio anterior a la de “responsabilidades comunes pero diferenciadas” (artículo 3.1) se coloca en su lugar en relación con el desarrollo sostenible, refiriéndose a las responsabilidades de los países en desarrollo, y vinculado a la propuesta a largo plazo objetivo, que ha sido la posición de los países desarrollados en estas negociaciones. 

La mayoría de los países en desarrollo, en particular los pequeños Estados insulares y los países menos adelantados, exigen una actuación que significará un aumento de la temperatura muy por debajo de 2 ° C. También hay que reconocer que en las negociaciones, este objetivo a largo plazo está relacionada con las medidas de mitigación de los países en desarrollo , parte del cual estos países están a la financiación a nivel nacional. Muchos países en desarrollo también señalan los efectos desastrosos que se les de un límite de 2 ° C de aumento de la temperatura. 

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) para África, por ejemplo, concluye que “el aumento de la temperatura media se sitúa entre 3 ° C y 4 ° C, aproximadamente 1,5 veces la respuesta media mundial.” 2 Por esta razón, el Grupo Africano, como los pequeños Estados insulares, exigen una meta a largo plazo que está muy por debajo de 2 ° C. 

La última frase de este párrafo, recopila los efectos adversos del cambio climático y “potenciales” impactos de las medidas de respuesta en los países en desarrollo, que deben abordarse a través de la adaptación. Este vínculo no distingue entre la necesidad de atender los efectos adversos del cambio climático, y la necesidad de cooperación internacional necesaria para abordar las consecuencias económicas y sociales de las medidas de respuesta, y que podría incluir, entre otros, los obstáculos al comercio, no necesariamente abordarse a través de la adaptación sola. 

Además, la referencia a la creación de un “programa integral de adaptación, incluyendo el apoyo internacional” es principalmente una responsabilidad de hecho corresponde a los países en desarrollo. No se tiene en cuenta que los costos de la adaptación de los países especialmente vulnerables es un compromiso de los países desarrollados y no es un complemento de los programas nacionales de adaptación. Además, el establecimiento de estos programas de adaptación es convertido en una condición para la prestación de apoyo. 

Apartado 2 

Una vez más, la referencia a la equidad está vinculada a la consecución de los límite de 2 ° C de aumento de la temperatura. La intención es que todos los países a comprometerse con este objetivo, sin especificar la distribución de la carga que conlleva la adopción de este objetivo. Luego sigue una referencia a “horas pico”, especialmente peligroso para los países en desarrollo, ya que esencialmente significa un límite a su crecimiento económico y el desarrollo, incluso con el reconocimiento de que “pico” será “más larga” (que determinará este y utilizando qué criterios?) en el desarrollo de países. En conjunto con el objetivo a largo plazo y la distribución de las reducciones de emisiones necesarias para lograr este objetivo, alcanzando un máximo llegará a muchos países en desarrollo antes de que se han alcanzado sus prioridades la erradicación de la pobreza y el desarrollo social y económico. 

En cuanto a la última frase, es la búsqueda del desarrollo sostenible, que será indispensable para un desarrollo bajo en emisiones, y no al revés como se indica en el presente apartado. 

En ninguna parte de este apartado tampoco reconoce que los parámetros esenciales de la consecución del objetivo último de la Convención, traducida en la meta a largo plazo, (la necesidad de adaptación, que la producción de alimentos no se vea amenazada, y el desarrollo sostenible del artículo 2) debe estar garantizada. 

Apartado 3 

La CMNUCC contiene cuatro referencias a la adaptación: uno en el Artículo 3.3 (Principios), en el principio de precaución, y tres en virtud del artículo 4 (Compromisos), todas relacionadas con la financiación y los compromisos de transferencia de tecnología de los países desarrollados a los países en desarrollo. 

Este párrafo se limita la prestación de medios que permitan a la “aplicación de medidas de adaptación” solamente, y no a la preparación de programas nacionales o planes nacionales para la adaptación, tal como exige la Convención. También limita la aplicación de la financiación para grupos específicos de países y no a todos los países en desarrollo como lo exige la Convención. 

Apartado 4 

En ninguna parte de este apartado, que abarca los objetivos de mitigación de las Partes que son países desarrollados es “la comparabilidad de los esfuerzos de” abordar. En cambio, dice que países del Anexo I que son Partes en el Protocolo de Kyoto fortalecerá aún más su reducción de emisiones. Los EE.UU. no sea Parte en el Protocolo de Kioto , y ha declarado que no ratificará el Protocolo de Kioto a pesar de que sigue siendo un signatario de ella. 

Los EE.UU., principalmente las bases de lo objetivos de mitigación en el país, determinado por las reducciones de todas las Partes. La posición de EE.UU. convenientemente ignora toda referencia a su obligación, como Parte del anexo I de la Convención a asumir compromisos de reducción en virtud de los apartados del artículo 4.2, sub-(a) y (b). Por otra parte, los EE.UU. se unió a la Conferencia de las Partes en la adopción del Mandato de Berlín que se reconoce como insuficiente de los compromisos en virtud de estos artículos, y que sentó las bases para las negociaciones del Protocolo de Kyoto. En efecto, por lo tanto, los EE.UU. han acordado que sus compromisos en virtud de la Convención son insuficientes y deben ser prestados adecuada. 

El párrafo también señala en su última frase, que tanto los objetivos de mitigación y el suministro de financiación, se informó, se medirá y verificará, de conformidad con las actuales y las nuevas directrices de la COP. Ha habido graves deficiencias en la aplicación de las decisiones adoptadas por el Conferencia de las Partes sobre la cuestión del Anexo I de las comunicaciones nacionales, que incluyen la presentación de informes sobre su cumplimiento de los compromisos de financiación y transferencia de tecnología, como se muestra en la síntesis del anexo I de las comunicaciones. 

No es la primera mención de todo, no en todos los compromisos de transferencia de tecnología en este apartado. El mecanismo actual, sobre la revisión de las comunicaciones nacionales de los países del Anexo I, en los equipos de revisión a fondo, se limitan a los inventarios nacionales de GEI. Hay en efecto, no hay directrices o mecanismos de verificación establecidos actualmente en la Convención. No hay ninguna referencia en absoluto a la necesidad de establecer estos mecanismos de medición y verificación de la Convención. 

También hay que reconocer que el equilibrio de responsabilidades comunes pero diferenciadas se refleja claramente en las disposiciones de la Convención, las cuales determinan un proceso diferente de los informes de países del Anexo I y en su examen que incluye la revisión, y para los no-Anexo I de los países para la contenido de las comunicaciones nacionales, y su examen, que no incluye los exámenes individuales de estas comunicaciones, pero sólo una evaluación de los efectos agregados globales de las medidas adoptadas por estos países. 

Apartado 5 

Prácticamente cada oración de este párrafo es incompatible con las disposiciones de la Convención, como a nivel nacional las acciones apropiadas de mitigación de las Partes no-Anexo I no son obligaciones de las Partes en virtud de la Convención 3. 

Un requisito para la no-Anexo I de las Partes a presentar comunicaciones nacionales cada dos años es contraria a lo dispuesto en el artículo 12.5, que establece además que el momento de la presentación, “con sujeción a la disponibilidad de recursos financieros de conformidad con el artículo 4.3”, que es, la provisión de financiación a la totalidad de los costes de base. 

Self-apoyado las medidas de mitigación también están obligados a presentar cada dos años, y luego ser objeto de “consultas y análisis internacionales en virtud de las directrices claramente definidas que aseguren que se respete la soberanía nacional.” El significado y la intención de esta frase es totalmente clara. Lo que está claro es que no es coherente con el artículo 10.2 (a) del Convenio sobre el examen de la información contenida en las comunicaciones nacionales de los no-Partes del Anexo I de la Convención. 

El registro de las acciones de mitigación con el fin de conseguir la financiación es totalmente lo opuesto a la disposición del artículo 4.7. Financiación y transferencia de tecnología será determinar si las acciones pueden llevarse a cabo o no, y no como se indica aquí, donde las acciones son lo primero y la financiación y la tecnología que permite los medios después.

La Convención afirma que la financiación y la transferencia de tecnología como medio propicio para la realización de acciones de mitigación y adaptación deben ser proporcionados por las Partes que son países desarrollados a los países Partes en desarrollo y no debe proporcionarse cuando las acciones se llevarán a cabo. Esta distorsión de las disposiciones del Convenio castiga a los los países en desarrollo que no pueden ni siquiera llevar a cabo la planificación y los programas nacionales para determinar sus acciones de mitigación y adaptación, mediante la supresión de la financiación para ellos hasta que son capaces de llegar a medidas de mitigación. 

Apartado 6 

Este párrafo no reconoce el compromiso de los países desarrollados para proporcionar financiación en forma progresiva de acuerdo pleno y la transferencia de tecnología para que puedan llevar a cabo y preparar para la REDD + actividades, tal como figura en los artículos 4.1 (c) y 4.1 (d) de la Convención. Asimismo, los sujetos a la prestación de este financiamiento para el establecimiento de un mecanismo para “permitir la movilización de recursos financieros de los países desarrollados”. 

Apartado 7 

El uso de mercados no está prevista en la Convención, y abre el camino a través de medidas de mitigación que los países en desarrollo tendrán que ser comercializados con el fin de que éstos puedan llevar a cabo la mitigación. La segunda frase es muy poco clara y sólo implica que la baja los países emisores tendrían que ser alentado por “incentivos positivos” en los mercados para que puedan lograr el desarrollo sostenible. 

Este párrafo completo arroja por la ventana el compromiso de los países desarrollados para la financiación y la tecnología en la Convención. Esta es una de las cuestiones que se tomaron de las manos de los negociadores y se coloca en las manos del pequeño grupo de negociación, junto con la financiación y el objetivo a largo plazo. 

Apartado 8 

A pesar de la primera frase de este párrafo completo saca de la Convención de la determinación de la forma en que el cumplimiento de los compromisos para el suministro de recursos financieros de las Partes que son países desarrollados a los países en desarrollo debe satisfacer: 

El uso de “instituciones internacionales” significa que la financiación se canalizará a través de instituciones que han sido determinados por la Conferencia de las Partes como fuera del marco del mecanismo financiero de la Convención, a través de canales voluntarias (artículo 11,5), y por lo tanto la situación actual la continuación de los problemas que se enfrentan los países en desarrollo en la financiación. 

No figura ninguna indicación sobre cómo los importes mencionados en este párrafo se llegó a. El hecho es que estas cantidades son claramente insuficientes para satisfacer las necesidades de los países en desarrollo para llevar a cabo acciones de mitigación y adaptación. 

El mandato de la Conferencia de las Partes para proporcionar orientación sobre políticas, prioridades programáticas y criterios de elegibilidad para la financiación (artículo 11.1) se recoge en los criterios indeterminado para el desembolso y la asignación de fondos. 

No está claro el modo en que éstas serán generados a partir de una “variedad amplia de fuentes, públicas y privadas, bilaterales y multilaterales, incluidas las fuentes alternativas de financiación”, las condiciones para la prestación de estos recursos, y bajo qué criterios, así como que va a determinar las “necesidades de los países en desarrollo”. 

Mucho más siguen sin estar claros: lo que se entiende, por ejemplo, “eficaz y eficiente de arreglos de fondos” para la adaptación y que determinarán estos, y que permitirá determinar y bajo qué criterios habrá un “reparto equilibrado entre la adaptación y mitigación” de los recursos financieros los recursos? 

¿Qué significa “en el contexto de las acciones de mitigación significativo y transparencia de la ejecución”, en la que se basa el compromiso con el objetivo de la movilización “en común” (entre los cuales las Partes?) Dólares de los EE.UU. 100 mil millones al año para 2020? ¿Son estas condiciones de la provisión de financiación para la mitigación? 

¿Qué se entiende por “una estructura de gestión que prevé la igualdad de representación de los países desarrollados y en desarrollo” a la luz de las propuestas de los países desarrollados para la igualdad de representación de los “donantes netos y receptores netos” los países? En ningún lugar es aquí una mención de un sistema transparente de gobierno para el mecanismo financiero de la Convención. 

Por último, ¿cuál es el “Fondo Verde Climático de Copenhague” por el cual un “importante” parte de esa financiación debe fluir, cuando fue establecido y acordado, en qué términos de referencia y donde se basa, dentro o fuera de la Convención. 

Este párrafo contiene disposiciones de financiación que son las propuestas de los países desarrollados en el marco del actual proceso de negociación, y no de ninguna manera reflejan la posición de los países en desarrollo, en particular la propuesta formulada por el Grupo de los 77 y China para la puesta en funcionamiento de la financiera mecanismo en virtud del Convenio. 

Se niega completamente los compromisos de las Partes que son países desarrollados de proporcionar recursos financieros, la transferencia de tecnología y costos de la adaptación en el marco del Convenio, que no reconoce la relación entre donante y receptor, que es el núcleo de la ayuda al desarrollo. 

Apartado 9 

El establecimiento de un Grupo de Alto Nivel, a propuesta de los países desarrollados, es innecesaria y socava el mandato dado a la Conferencia de las Partes en virtud del artículo 7.2 (h) de la Convención. Además, socava la función del mecanismo financiero y simplemente añada una capa de burocracia a la misma.

Apartado 10 

Es incompatible con las disposiciones de la Convención, ya que se prevé la participación de los países en desarrollo para el Fondo. Aunque esta posibilidad no es totalmente excluidos de la propuesta del Grupo de los 77 y China, que socava el cumplimiento de los compromisos en virtud del artículo 4.3. 

Es más claro en cuanto a donde este Fondo se basará. Si está fuera de la Convención, entonces no tiene que ser establecida por la Conferencia de las Partes ni de hecho reconocidas por ella. Los problemas de la gobernanza y la rendición de cuentas, entre otros, simplemente se perpetuará como con el actual sistema de financiación. 

Este párrafo, así como los párrafos anteriores, prejuzga las negociaciones en curso en el marco del GTE-LCA en favor de las propuestas de las Partes que son países desarrollados “. 

Apartado 11 

Es importante señalar que, en comparación con los cuatro apartados relativos a la financiación, y la mención de la financiación en el apartado casi todos los demás del Acuerdo, este es el único encargado del desarrollo y la transferencia de tecnología. Asimismo sólo limita el desarrollo de tecnología y la transferencia a “apoyar las acciones de adaptación y mitigación”, y el establecimiento de un mecanismo. Ello no significa de ninguna manera se ajustan ni se refieren a la aplicación de los compromisos de los países Partes desarrollados en virtud del artículo 4.5 de la Convención. 

Este es también un tema que se discute en el marco del GTE actual proceso de LCA, pero la redacción de este párrafo socava las negociaciones en favor de las propuestas de las Partes que son países desarrollados “. 

Apartado 12 

Dado el contenido del acuerdo, la evaluación consistirá principalmente en lo que los países en desarrollo han logrado en términos de medidas de mitigación. El Acuerdo niega que la evaluación científica de las responsabilidades históricas para el cambio climático, y por lo tanto niega también las obligaciones de los países desarrollados a proporcionar recursos financieros , la transferencia de tecnología y los costos de la adaptación a los países en desarrollo. La evaluación sólo se centrará en el objetivo a largo plazo de reducción de emisiones. 

Es de esperar que en 2015, dadas las recientes evaluaciones científicas del cambio climático, no sería demasiado tarde para reevaluar esta meta a largo plazo. 

CONCLUSIONES  

  1. El Acuerdo es en gran parte incompatible con las disposiciones de la Convención. Se ha alterado el equilibrio de responsabilidades comunes pero diferenciadas en virtud de la Convención, en perjuicio de los países Partes en desarrollo.
  2. El Acuerdo sobre todo impone obligaciones a los países Partes en desarrollo, mientras que diluir las obligaciones de las Partes que son países desarrollados. Por lo tanto, las obligaciones adicionales no pueden garantizar que los países en desarrollo recibirán los recursos financieros, financiación de la adaptación y transferencia de tecnología que el Convenio establece para ellos.
  3. Rendering del Acuerdo de funcionamiento, en particular para los Mecanismos de financiación, la tecnología de REDD y + requiere que las Negociaciones continúan.
  4. En efecto, si el acuerdo se tomaran como “orientación política” para la continuación de las negociaciones, ya habría prejuzgado algunos de los resultados más importantes de estas negociaciones.
  5. Como el Acuerdo era sólo “tomar nota” de la CP, por lo tanto, no debe tomarse como base de las negociaciones que continuarán en el marco del Convenio.

EL CAMINO A SEGUIR 

La mayoría de los países en desarrollo, incluso los que se han asociado con el Acuerdo, el apoyo a la continuación de la doble vía procesos paralelos. En su insistencia, los representantes de los países en desarrollo en la Mesa de la CP trabajado para varias de las reuniones de los procesos formales en 2010 , lo que lleva a México. 

Cabe señalar que en 2009, cuando los países desarrollados, en particular la Unión Europea, estaban interesados en “sellar un acuerdo” en Copenhague, la financiación para otras reuniones eran fácilmente disponibles. El Grupo de los 77 era aún en condiciones de exigir que dos representantes de los países Partes en desarrollo cada uno sería financiado por la participación en las reuniones. GTECLP celebraron numerosas reuniones en las consultas oficiosas con el fin de decidir la celebración de más reuniones durante el año. 

Esta vez, las Partes se les dice que la financiación es difícil de obtener para las reuniones, y cuando finalmente se decidió celebrar una reunión para planificar un programa de trabajo claro hasta México, se decidió celebrar una reunión de tres días durante un fin de semana, algo impensable para los países desarrollados en 2009! La primera reunión del GTE-LCA y el GTE-PK en 2010 por lo tanto, se celebrará en Bonn, Alemania, la sede de la Convención Marco, de Viernes, 9 de abril al domingo 12 de abril. Esta sesión está precedida por reuniones regionales de un día, incluso para la sesión plenaria del Grupo de los 77, en lugar de los dos días de reuniones del G-77 en 2009. El Grupo Africano, los países menos adelantados, y la Alianza de los Pequeños Estados Insulares (AOSIS) celebró reuniones por separado en los días anteriores a los períodos de sesiones en 2009. 

Muchos países en desarrollo piden más reuniones durante el año, mientras que los países desarrollados declararon que el proceso sería mejor servida si se toman fuera de la Convención, y celebró fuera de él. Ha habido numerosas reuniones bilaterales, reuniones regionales, basadas en cuestiones reuniones, incluso por el Presidente entrante CP, México, involucrando a grupos de países, principalmente destinadas a alcanzar un acuerdo sobre las cuestiones pendientes antes de la COP16, todos ellos fuera de los procesos formales de negociación, y en favor de los términos del Acuerdo de Copenhague. 

El Secretario General de la ONU está contribuyendo a estos esfuerzos, como lo había hecho en 2009, para impulsar un acuerdo al margen del proceso intergubernamental de la que él mismo se supone que es el tutor principal. 

No puede haber acuerdo universal, sin la participación de todos los países. Como ya se ha demostrado, esto no significa necesariamente que todos los países tienen que ser en torno a una gran mesa para negociar. Normal procesos de negociación se llevan a cabo en grupos pequeños, pero con los representantes democráticamente elegidos . Estos representantes se consultan regularmente a los grupos más grandes de modo que cuando se alcance un acuerdo, entonces todos están conscientes y han participado en él. El consenso no es un problema, el consenso es la única manera. Evitar el consenso es el problema. 

No es el carácter intergubernamental, proceso multilateral que fracasó en Copenhague. Más bien, Copenhague fracasado porque el proceso intergubernamental no se siguió. Para un resultado exitoso, equitativo que realmente llevaría a cabo la cooperación mundial en México, el proceso multilateral abierto y transparente en las dos legales instrumentos, la Convención y su Protocolo de Kyoto, debe continuar y llegar a un resultado vinculante, para el beneficio de todos. Nuestro futuro común depende de ello. 

Ginebra, 12 de marzo 2010