POSICIÓN DE LA PRE-CONFERENCIA DE LOS PUEBLOS INDÍGENA, ORIGINARIO, CAMPESINOS Y ORGANIZACIONES SOCIALES DE BOLIVIA SOBRE CAMBIO CLIMÁTICO Y LOS DERECHOS DE LA MADRE TIERRA

GRUPO DE TRABAJO 09: VISION COMPARTIDA

–          El cambio climático no es algo que tal vez vaya a pasar en el futuro, sino es una amenaza presente y real para la vida de la Madre Tierra y de todos los seres que vivimos en ella porque ya estamos viviendo sus impactos, por lo tanto eliminar los orígenes de este fenómeno es uno de los mayores retos y responsabilidades de los Estados, gobiernos y pueblos de nuestros tiempos.

–          Se exige el firme compromiso para que el objetivo de estabilización a largo plazo de las concentraciones de gases de efecto invernadero deba ser menor a 300 ppm (partes por millón) y el incremento máximo de temperatura deba ser menor a 1 grado centígrado. Cualquier incremento superior a estos límites será rechazado rotundamente puesto que, entre otros.

  • No se puede poner en peligro y destruir la propia existencia de la humanidad y de la Madre Tierra.
  • Los impactos causados por el cambio climático como sequias, inundaciones, enfermedades, la pérdida de varias especies y la biodiversidad, riesgos de la seguridad y soberanía alimentaria, derretimiento de glaciares y polos, entre otros, son muy fuertes incluso con el incremento de temperatura actual.
  • Pondría en peligro la alimentación de la humanidad  (seguridad – soberanía alimentaria)
  • Existen varios daños e impactos que son totalmente irreversibles.

–          La “visión compartida” no debe reducirse a plantear sólo el límite en el incremento de la temperatura y la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera, sino debe comprender de manera integral un conjunto de medidas financieras, tecnológicas, de adaptación, desarrollo de capacidades necesarias para alcanzar ese objetivo.

–          La construcción de una visión compartida requiere atacar las causas estructurales del sistema capitalista que están llevado a la crisis del cambio climático, para lo cual es imprescindible cambiar los modelos de producción, distribución y consumo insostenibles que promueven la concentración y acumulación del capital en pocas manos, así como el indiscriminado uso de los recursos naturales y la mercantilización de la vida.

–          La supervivencia y el desarrollo es un derecho de todas las naciones y los pueblos en condiciones de equidad para las generaciones presentes y futuras, para lo cual se requiere una  distribución equitativa y justa del espacio atmosférico, que durante muchos años  ha  estado concentrado en pocas manos privilegiando su beneficio y desarrollo, mientras la mayoría de la población continúa en la pobreza; por cuanto exigimos la descolonización del espacio atmosférico por parte de los países desarrollados y sus élites, para permitir el desarrollo de nuestros pueblos, a través del reconocimiento y resarcimiento de la deuda climática.

–          El cambio climático y sus impactos está repercutiendo y paralizando los avances en el desarrollo en armonía con la naturaleza y la lucha contra la pobreza de nuestros pueblos, prioridades primordiales y absolutas de los países en desarrollo, por lo tanto exigimos que los causantes históricos de este fenómeno asuman sus responsabilidades y reduzcan drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero dentro de sus propios Estados y no a través del mercado de carbono.

–          Los países en desarrollo que no son responsables de la contaminación histórica deben revalorizar los conocimientos y saberes ancestrales, preservando el espacio atmosférico para vivir bien, de manera que no se repitan los errores del proceso de industrialización destructivo que nos ha llevado a la actual situación. Para asegurar este proceso, los países desarrollados deben otorgar financiamiento sin condiciones y transferencia de nuevas tecnologías amigables con el medio ambiente a los países en desarrollo, puesto que ahora nuestros países están obligados a gastar más recursos para lograr un desarrollo en equilibrio con la Madre Tierra.

–          Los representantes y delegados reunidos en la “PRE-CONFERENCIA DE LOS PUEBLOS INDÍGENA ORIGINARIO CAMPESINOS Y ORGANIZACIONES SOCIALES DE BOLIVIA SOBRE CAMBIO CLIMÁTICO Y LOS DERECHOS DE LA MADRE TIERRA”: exigimos que los países desarrollados asuman sus responsabilidades por el cambio climático, denunciamos y rechazamos terminantemente los intentos de hacer prevalecer el “Entendimiento de Copenhague”, mal llamado “Acuerdo de Copenhague” puesto que no contempla los elementos centrales de esta declaración porque la vida de la humanidad y la Madre Tierra no tiene precio.