Grupo de Trabajo 2: ARMONÍA CON LA NATURALEZA PARA VIVIR BIEN

Reconociéndonos como hijos y NO dueños de la Madre Tierra y revalorizando el principio de comunidad entendida como unidad y estructura de vida de todos los seres, declaramos que:

  • Para lograr la Armonía con la Naturaleza se debe practicar los principios de reciprocidad, complementariedad, respeto mutuo a la soberanía de nuestros países, justicia, equidad, y respeto a la diversidad cultural.
  • Para lograr la Armonía con la Naturaleza es necesario respetar y hacer respetar los ciclos de la Madre Tierra y el Cosmos, respetando los sistemas socio-económicos  y culturales de los pueblos y donde prevalezca el respeto común. Esta Armonía se logrará con sensibilidad, creatividad y conciencia.
  • Para lograr la Armonía con la Naturaleza y ayudar a restaurar el equilibrio de la Madre Tierra hay que superar el paradigma antropocéntrico, erradicando sobre todo el modelo capitalista, para tener un mundo sin imperialismo, colonialismo ni consumismo.
  • Lograr la armonía entre seres humanos, la Madre Tierra, y el Cosmos reconociendo que los  Derechos Humanos, y Derechos de la Madre Tierra y del Cosmos están a un mismo nivel, adecuándose recíprocamente entre ellos.
  • No es posible la armonía con la naturaleza, si no existe equidad sin exclusión y relación sin jerarquías entre los seres que existen en la Madre Tierra,
  • Reconocer que existen Recursos Comunes (atmósfera, agua, biodiversidad, conocimientos, sabidurías) y servicios básicos en la Madre Tierra y Universo los cuales deben ser respetados, gestionados y manejados de manera adecuada, sin ser considerados objetos de mercancía, permitiendo que todos se beneficien de manera equilibrada y equitativa.
  • Respetar y dar valor al ser humano por lo que es y no por lo que tiene, respetando las semejanzas, diferencias y su diversidad cultural.
  • Revalorizar los sistemas y tecnologías agrícolas ancestrales basadas en la sabiduría comunitaria, respetando los ciclos de la naturaleza y cosmos, recuperando las prácticas tradicionales para Vivir Bien.
  • Reconocer la diversidad de todos los pueblos indígenas ancestrales, como una riqueza y fortaleza para recuperar la Armonía con la Naturaleza.
  • Exigir a los gobiernos el reconocimiento jurídico legal de la responsabilidad de los pueblos del mundo en el cuidado de la Madre Tierra en los territorios que por Derecho les corresponden.
  • La Madre Tierra da vida y nos alimenta a todos los seres satisfaciendo nuestras necesidades, garantizando la soberanía y seguridad alimentaria. No debemos abusar de sus bondades ni considerarla como un recurso de explotación ni mercancía, porque es parte de nuestra vida.