La Comisión Europea del Medioambiente decidió cambiar de estrategia de lucha contra el cambio climático luego de presentar su informe denominado Señales 2010 en el que la Agencia Europea del Medioambiente (AEMA) presenta testimonios de seis  ciudadanos que conviven diariamente con problemas de orden ambiental, de cambio, impacto y adaptación, según informan agencias de noticias desde España.

Según este informe, que fue presentado por la directora ejecutiva de la AEMA, Jacqueline McGlade,  las seis historias no son “simples” anécdotas y “la sabiduría de la gente corriente como cazadores y agricultores, apicultores, y productores de energía, senderistas y entusiastas del deporte, constituye un acervo de información desaprovechado, que sirve de base y complemento a los sistemas de vigilancia, modelización y obtención de imágenes por satélite, que forman el corazón del observatorio ciudadano global de AEMA”.

 McGlade declaró a la prensa internacional que luego de presentar el informe Señales 2010 se abordarán objetivos más específicos dentro de la lucha contra el cambio climático y que ahora se trabajará directamente con especies, ecosistemas o calidad del agua. Su aprobación, previsiblemente, se producirá en la próxima Presidencia de la UE, que recaerá en Bélgica.

Entre los nuevos objetivos figura la introducción de las especies invasoras, que no sólo suponen una pérdida de biodiversidad, sino una gran amenaza, ha añadido la directora ejecutiva, acompañada durante el acto por la ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, y la secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera.

A diferencia de los conceptos europeos para la lucha contra los daños al medioambiente en la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra se exigirá que los países industrializados paguen la deuda climática, que no sólo consiste en frenar las emisiones de gases del efecto invernadero, sino que también se recuperen las zonas que han sido afectadas por la falta de voluntad para llegar a acuerdos y compromisos a favor del medio ambiente.