(La  Prensa) Organizaciones sociales que participarán en la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra (CMPCC) comenzaron a dar pautas de lo que serán los Derechos Universales de la Madre Tierra, que serán aprobados en Cochabamba y serán presentados en la Cumbre de Cancún, México, a fin de año.

“La Tierra es nuestra madre y como todos debe tener sus derechos, por ejemplo, no ser contaminada, tiene derecho a la biorregeneración, tiene derecho a que no le extraiga recursos naturales de forma irresponsable, sólo en forma sostenible y equilibrada, y tampoco se la puede dañar con agroquímicos”, explicó el dirigente del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq) Rafael Quispe. El campesino comparó estos hechos con la Declaración Universal de Derechos Humanos, del 10 de diciembre de 1948, a los cuatro meses de finalizada la Segunda Guerra Mundial. “Igual tiene que ser, porque la Madre Tierra tiene derechos que todos debemos respetar”, insistió el dirigente, quien hoy se trasladará a Cochabamba.

Por su lado, Dionisio Cabrera, de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), añadió que, una vez que sea redactado este documento, el próximo paso será la socialización. “Para que tenga incidencia mundial, debemos tratarla como a nuestra madre, que tiene hijos, ellos son sus bosques, sus ríos y sus animales, para eso también vamos a recoger sugerencias de otros países”.

En tanto, ayer en Cochabamba se hizo conocer el logotipo de la cumbre, en el que un campesino sostiene el planeta Tierra, con una wiphala de fondo. La cita comenzará el martes 20 en Tiquipaya, pero esta semana empezaron a llegar decenas de visitantes.