(La Prensa) El Embajador de Bolivia ante las Naciones Unidas, Pablo Solón, cree que la Conferencia de los Pueblos sobre el Cambio Climático y Derechos de la Madre Tierra de Cochabamba se encuentra ante una inmejorable oportunidad de ser escuchada, después de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en Bonn, Alemania (UNFCCC) que acabó el 11 de abril.

“La conclusión de las negociaciones en Bonn demostraron el poder de los países del sur cuando estamos juntos y se oponen a los acuerdos no democráticos que amenazan la supervivencia de muchos de nuestros pueblos”, dijo Solón, según un reporte reproducido en la página de la Cumbre Mundial de Pueblos.

“A pesar de los intentos de Estados Unidos para que el Acuerdo de Copenhague sea una base de negociación, me alegra decir que han fracasado. No hay ninguna mención explícita a ese acuerdo”, señala Solón, y prosigue. “Las negociaciones continuarán a partir de textos previamente acordados. Bonn abrió una oportunidad única para la histórica Cumbre de los Pueblos, porque se acordó que el texto nuevo de negociación tomará en consideración las propuestas que se presentan antes del 26 de abril de 2010”. La cita el valle concluirá el 22 de abril.