(La Prensa) Propuesta: En diciembre fueron observadores en la Cumbre de Copenhague, ahora exigirán en Cochabamba ser parte del grupo de negociadores en la reunión de noviembre en México. Pretenden además formar parte del Tribunal Climático.

Ser parte de la discusión y no simplemente observadores en la Cumbre Climática de Cancún, México, en noviembre es uno de los objetivos que se trazó la Conferencia Mundial de Pueblos sobre el Cambio Climático y los derechos de la Madre Tierra que se inicia el próximo martes en Cochabamba.

“Yo estuve en Copenhague, y si bien estuvimos como delegados, sólo éramos observadores; ahora no queremos ser unos simples floreros, tenemos que participar de las negociaciones como pueblos indígenas”, sostuvo ayer Rafael Quispe, dirigente del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq).

México presidirá la próxima gran conferencia de las Naciones Unidas sobre clima prevista para el 29 de noviembre en Cancún. A la reunión asistirán 194 países de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), pero no está previsto que participen los pueblos. “No solamente debemos hacer una declaratoria de los Derechos Universales de la Madre Tierra, sino además debemos presentar una propuesta para la Cumbre de Cancún, donde además nosotros la expongamos”, insistió.

En diciembre del año pasado, y también en Dinamarca, se realizó de manera paralela a la Cumbre de Copenhague el Foro Internacional de los Pueblos Indígenas sobre Cambio Climático. En esa cita los representantes de los pueblos pidieron reconocer “que los conocimientos, las culturas y las prácticas tradicionales son esenciales para enfrentar los desafíos relacionados al cambio climático”, sostiene un resumen en la página del Conamaq.

En Cochabamba se prevé que hasta este lunes al menos unos 140 pueblos de todo el mundo lleguen a Tiquipaya y Cercado. “Las organizaciones deben hablar con sus gobiernos para que se pueda crear un mecanismo por el cual nosotros asistamos como parte negociadora también a Cancún”, reiteró Quispe.

El directivo cree, además, que los Pueblos Indígenas deben formar parte del Tribunal Climático. “Los gobiernos deben pedir que los pueblos sean los actores de este tribunal que sancionará a los países que dañaron a la Madre Tierra; nosotros con mayor razón debemos formar parte de este Tribunal Climático”.

Por otro lado, Quispe adelantó que la próxima semana se propondrá que la deuda climática que los países desarrollados deben pagar a los países afectados por el cambio climático debe ser de Estado a Estado. “De pueblo a pueblo, y no mediante el Banco Mundial (BM). Los países que dañaron la tierra deben compensarnos, pero de manera directa, sin intermediarios”, sintetizó.

La deuda climática debe ser pagada de Estado a Estado, sin el BM.