(La Razón) La Conferencia Mundial de Pueblos sobre el Cambio Climático tratará la creación de un tribunal, como un mecanismo para juzgar e imponer sanciones económicas a los países que incumplan con sus compromisos de reducción de gases de efecto invernadero, afirmó el ex ministro de Medio Ambiente y Agua, René Orellana.

“Existe una serie de propuestas para sancionar a los países, entre ellas penalidades financieras y sanciones de la comunidad internacional en el ámbito económico, además de realizar un incremento en los porcentajes de reducción de emisiones”, señaló Orellana.

El ex ministro informó que el Tribunal de Justicia Climática plantea la ampliación de las competencias de la Corte Penal Internacional para imputar, procesar y sancionar a los Estados industrializados por cometer delitos climáticos contra la Madre Tierra y la humanidad.

Según las conclusiones de la preconferencia de la cumbre de Tiquipaya, realizada el pasado mes, los movimientos sociales demandan a las Naciones Unidas la creación de ese tribunal con una capacidad vinculante de juzgar y sancionar a los Estados.

Orellana dijo que con esta iniciativa se pretende juzgar delitos climáticos de países. “En la nueva Carta Magna ya se ha avanzado hacia esa dirección, con la creación del Tribunal Agroambiental”, añadió.