(La Razón)  Tras Copenhague, los Estados desarrollados ofrecen $us 10 billones hasta el año 2013

Bolivia considera que los países desarrollados deberían pagar entre el 5 y 6% de su Producto Interno Bruto (PIB) a Estados en vías de desarrollo por la deuda climática, sostuvo el Embajador de Bolivia ante la ONU, Pablo Solón.

“Se han realizado cálculos en el marco de las Naciones Unidas y básicamente la deuda de los países industrializados para financiar la adaptación y lograr un espacio atmosférico oscila entre el 5 al 6% de su Producto Interno Bruto”, dijo.

El representante diplomático señaló que con el acuerdo de Copenhague, los países desarrollados ofrecen por la deuda climática 10 billones de dólares por año, hasta la gestión 2013, que representa el 0,8% del presupuesto de defensa.

“Y desde el año 2013 al 2020 destinarían 100 billones de dólares (8% del presupuesto de defensa). Pero los países señalan que este monto no vendría de los fondos públicos, sino de un porcentaje de recursos del mercado de carbono, mecanismo que es inseguro porque no se conoce lo que puede dar ese mercado, lo que es inaceptable”, explicó Solón.

Pese a esa situación, Solón afirmó que la deuda climática no se limita al aspecto económico, sino que incluye al espacio atmosférico, los derechos de la Madre Tierra y la deuda con los migrantes. “Lo primero que debemos acordar es que se distribuya de forma equitativa el espacio atmosférico de acuerdo con la población. No puede ser que algunos países ocupen el 80% de éste”, indicó.

Expresó que se deben destinar recursos para la adaptación de los países en desarrollo, como producto del cambio climático, y proporcionar tecnología.

La autoridad manifestó que también se debe reconocer los derechos de la tierra para regenerar su biocapacidad, respetar los derechos a los ciclos ecológicos y una existencia sin contaminación. “Los países tienen que flexibilizar las normas migratorias para recibir a migrantes que serían afectados por el clima”, afirmó.

Bonos del mercado de carbono

Los bonos de carbono son un mecanismo internacional de descontaminación, para reducir las emisiones contaminantes al medio ambiente. Éstas se miden en toneladas de CO2 y se traducen en Certificados de Emisiones Reducidas, que son vendidos en el mercado de carbono a países desarrollados.