El Grupo de Trabajo número cinco de la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra (CMPCC), busca la creación de un Tribunal de Justicia Climática.

Constantino Choque, asistente de la CMPCC, manifestó “Habrá que promover una reforma en la Organización de Naciones Unidas, que permita vincular los países para poder juzgar y sancionar a los Estados y a las Empresas que contaminen y provoquen el cambio climático”. La idea que planteará este grupo es la creación de un organismo multilateral que permita imputar, procesar y sancionar delitos climáticos contra la Madre Tierra y la Humanidad considerándolos de lesa humanidad, por tanto juzgar el genocidio por acciones climáticas.

Este cambio de perspectiva a nivel jurídico significa un avance inmenso, “ya no se podrá ocultar los crímenes contra la madre tierra tan fácilmente y los criminales tendrán que pensarlo dos veces antes de atentar contra el planeta” opina Choque. “Por eso es indispensable la creación de este Tribunal  que defienda con base legal el derecho a la vida del planeta” juzga Noelia Gómez, una asistente de Venezuela.

“Para este objetivo es vital que los distintos pueblos se unan”, “La Conferencia tiene que mostrar su organización para sacar un resultado contundente y constituir una instancia que exija el cumplimiento del pago de la deuda climática histórica y que obligue a la restitución de los daños provocados a la Madre Tierra y a la humanidad, rechazando los bonos de carbono como compensación de la deuda climática” concluye Gómez.

El grupo número cinco tiene la misión de proponer un medio de instituir justicia en materia del cambio climático.