Tiquipaya, Bolivia, 20 abr (ABI).- La Unión Nacional de Organizaciones Regionales Campesinas Autónomas de México (UNORCA), que participa en la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, que se realiza en la ciudad boliviana de Cochabamba, anunció que convocará a una cumbre paralela a la que está programada a fin  de año en Cancún para, asegurar que las decisiones de Bolivia sean escuchadas.

Asimismo, los campesinos mexicanos decidieron acompañar al presidente Evo Morales en Cancún, que será sede de la Cumbre sobre el Cambio Climático de las Naciones  Unidas, para que entregue en ese encuentro las resoluciones conjuntas que se asumirán en Bolivia, de respeto de los derechos de la Madre Tierra.

“Quisiéramos ir brazo con brazo con él a donde va a sesionar, pero no nos van a dejar la policía, pero desde lo más cerquita de allí estaremos respaldando al Presidente (Morales) con nuestros gritos, con nuestras exigencias para la entrega de los resultados de los pueblos”, explicó Alberto Gómez, uno de los principales dirigentes de la UNORCA.

El dirigente mexicano añadió que junto a la UNORCA, estará presente “la Vía Campesina”.

“Vamos a estar en Cancún, vamos a hacer nuestro foro alternativo, vamos a hacer nuestras manifestaciones en cada una de las ciudades de los distintos Estados que componen México”, subrayó.

La Vía Campesina es una coalición de 148 organizaciones, en 69 países del mundo, que coordina organizaciones campesinas, pequeños y medianos productores, mujeres rurales, comunidades indígenas, trabajadores agrícolas migrantes, jóvenes y sin tierra.

Respecto a la Conferencia de los Pueblos sobre el Cambio Climático que se desarrolla en Cochabamba, Gómez dijo que “necesitamos crear una voz global que haga entender a los gobiernos de los países industrializados que hay que cambiar las cosas, que hay que cambiar el  sistema, que hay que detener las emisiones que están provocando el calentamiento global”.

“Bolivia es una muestra importante, una decisión de que por primera vez hay un espacio entre los pueblos, entre las organizaciones sociales donde podemos decir nuestras verdades y que hay gobiernos dispuestos a poner estas conclusiones en las Naciones Unidas. Esta es una gran enseñanza, es el principio de un gran esfuerzo que tenemos que hacer”, remarcó.