Por Adalid Cabrera Lemuz

Tiquipaya, BOLIVIA 20 Abr (ABI).- Una gran alianza de los países en desarrollo para hacer frente a las naciones capitalistas y sus políticas de agresión al medio ambiente y la naturaleza fue propuesta el martes por la activista brasileña, Etelvina Mazzioli, dirigente de las organizaciones indígenas y sociales de América Latina.

Mazzioli representó a Latinoamérica en el acto inaugural de la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y la Defensa de los Derechos de las Madre Tierra que se desarrollará en esta población boliviana hasta el jueves 22.

Dijo que el mundo en desarrollo “debería cerrar filas en torno a los proyectos de integración y de solidaridad como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y uno de sus brazos operativos, que es el Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP).

“La alianza es uno de los caminos en los que América puede aunar esfuerzos en defensa de la vida, a fin de enfrentar al proyecto capitalista que atenta contra la sobrevivencia de la humanidad y de la tierra”, anotó.

Agregó que hay que desechar el sistema capitalista que no defiende la vida “al contrario lleva al planeta a la muerte solamente con el objetivo de acumular ganancias a costa de la pobreza de los pueblos”.

“Es necesario cambiar el sistema capitalista de lucro que no respeta la tierra para crear uno solidario y de defensa de la vida”, puntualizó Mazzioli.

La activista brasileña en defensa del medio ambiente y la naturaleza destacó la iniciativa nacida en Bolivia al convocar a los representantes de los pueblos del mundo a tomar posiciones frente a un capitalismo que deja una estela de pobreza en el mundo a costa de acumular riqueza sin respetar los recursos naturales.

Hizo patente su convencimiento de que, tras el fracaso de la Cumbre sobre el Cambio Climático, patrocinada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Copenhague, Dinamarca, en diciembre pasado, es necesario que el mundo en desarrollo exija a las naciones industrializadas que asumen su responsabilidad ante el desastre y adopten medidas que no atenten contra la vida del planeta y de la humanidad con su irracional sistema capitalista.

Mazzioli reiteró que la Conferencia Mundial de los Pueblos debe constituirse en una oportunidad para conformar una alianza intercontinental entre las naciones en desarrollo para defender la tierra frente a las agresiones del capitalismo.

Agregó su convencimiento de que el mundo debe apoyar la iniciativa del presidente de Bolivia, Evo Morales, para que se realice en breve un referéndum mundial que consulte a la humanidad sobre los caminos a seguir en defensa de la vida contra las políticas capitalista de muerte.

La Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra (CMPCC) se inauguró este martes en Tiquipaya, la ciudad de las flores, con la presencia de representantes de 136 países de los cinco continentes y cerca a 26.000 ciudadanos de diversas regiones.

La CMPCC sesiona en diversos paneles abiertos en los que participan representantes de organizaciones sociales e indígenas, representantes de Gobiernos, y expertos en temas del medio ambiente-

El evento concluirá el jueves 22 con una Declaración en la que los pueblos del mundo harán conocer su decisión de llevar adelante una campaña de concientización mundial para que las naciones industrializadas asuman responsabilidades en defensa de la tierra y la naturaleza por encima de sus intereses económicos.

El presidente Evo Morales manifestó que las conclusiones e iniciativas de este evento deben ser defendidas en la Cumbre sobre el Cambio Climático que se desarrollará en Cancún, México, en diciembre.