Tiquipaya, BOLIVIA 21 abr (ABI).- Pueblos indígenas y expertos ambientalistas de los cinco continentes acordaron el miércoles forjar un nuevo sistema contrario al capitalismo que restablezca la armonía entre la naturaleza y los seres humanos.

Los participantes de la mesa de trabajo 2, denominada “Armonía con la naturaleza para vivir bien” de la Conferencia Mundial de los pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, concordaron en que el modelo de desarrollo capitalista, es una amenaza para la vida.

Ya que el capitalismo es una amenaza a la vida misma, es necesario forjar un nuevo sistema que restablezca la armonía entre la naturaleza y los seres humanos basados en los principios de equilibrio entre todos y con todo, complementariedad, solidaridad, equidad, justicia, conciencia colectiva, respeto a la diversidad y espiritualidad?, señala el documento de la comisión.

Indica que la creación de un nuevo sistema deberá reconocer que los seres humanos son parte de la naturaleza y que ella no nos pertenece y que somos interdependientes con ella, de esa manera se recupera y visibiliza el respeto y el ejercicio de los Derechos de la Madre Tierra en articulación, complementariedad y reciprocidad con los Derechos Humanos.

Los pueblos indígenas consideran que, para lograr la armonía con la naturaleza, se requiere la recuperación y revalorización de los conocimientos, tecnologías ancestrales y sistemas locales de producción, distribución y consumo que promueven el mantenimiento de la capacidad regenerativa de la naturaleza.

Además del principio fundamental de igualdad entre diversos pueblos y seres vivos basado en la noción de la Madre Tierra como entidad integral, promoviendo la pluralidad dentro de ellos y la paz entre los pueblos.

Aseguran que no es posible la Armonía con la Naturaleza si no existe equidad entre seres humanos, entre comunidades, entre naciones y el medio ambiente, lo que significa dejar de lado el capitalismo, imperialismo, el colonialismo, intervencionismos y las prácticas depredadoras.

Es necesario fortalecer nuestras comunidades y reconocer al ser humano por lo que es y no por lo que tiene, en un marco de la recuperación y revalorización de la historia de la humanidad y de nuestras raíces indígenas originarias, reflexiona el documento.

Sostiene que se requiere promover la unión de los pueblos del planeta para velar por el cuidado de la Madre Tierra y la vida en armonía con la naturaleza.

Plantea la generación de inversión y fomento para la investigación por parte de los gobiernos, en nuevas y existentes tecnologías sostenibles y la recuperación de tecnologías ancestrales para adaptarlas a un marco de armonía con la naturaleza a nivel global y sobre todo a nivel local, donde los problemas ambientales y los impactos del cambio climático afectan principalmente a las poblaciones más vulnerables.

Precisa que un nuevo sistema requiere de acciones, de cambio de mentalidad y formas de vida consumistas del ser humano, además de la construcción de la conciencia crítica colectiva de todos en base a nuevas formas de vida, a través de políticas de sensibilización y concientización a través de un nuevo sistema educativo basado en el principio de armonía y equilibrio con la naturaleza para vivir bien.