Por Rubén Sandi

Tiquipaya, BOLIVIA, 20 abr (ABI).- La lucha de los pueblos indígenas va más allá del capitalismo y socialismo porque privilegia la vida, en contrapartida de la plata y del hombre, que son los objetivos de ambos modelos, afirmó el martes el canciller de Bolivia, David Choquehuanca.

En una disertación en la mesa de las “Causas estructurales del desastre climático”, de la Conferencia Mundial sobre Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra que se realiza en la población boliviana de Tiquipaya, el Canciller aymara aseguró que la lucha de los pueblos nativos no solamente es para construir una nueva sociedad, sino para construir y alcanzar una nueva vida.

“Hasta ahora nos han mostrado solo dos caminos, uno que va por el lado del capitalismo y otro por el socialismo”, remarcó y consideró que para el capitalismo lo más importante es la obtención de la plusvalía, el dinero, el capital y que la vida no le interesa, “los humanos no le interesa, lo más importante es la plata”.

“Por otro lado nos han señalado otro camino que es el socialismo, para el que lo importante es el hombre, porque el socialismo busca la satisfacción de las necesidades cada vez más crecientes del hombre”, argumentó.

Insistió en que el centro para el capitalismo es la plata y para el socialismo el hombre, modelo con el que dijo los indígenas están de acuerdo, porque busca satisfacer las necesidades tanto materiales como espirituales del hombre.

“Pero nuestra lucha va más allá. Para nosotros los indígenas lo más importante es la vida, el hombre está en el último lugar, para nosotros lo más importante son los cerros, nuestros ríos, nuestro aire. En primer lugar, están las mariposas, las hormigas, están las estrellas, nuestros cerros y en último lugar está el hombre”, remarcó.

En ese camino, dijo que es tarea de todos los pueblos originarios recuperar esos valores, esos principios que se han “resistido durante 500 años, que se han tapado durante 500 años” y anticipó que poco a poco se están destapando varios códigos que permitirán construir una nueva vida, entre ellos el “código Pachakuti, que significa volver al camino del equilibrio”.

Aseguró que la solución la tienen los pueblos, que son los que tienen el poder del cambio, que eligen al presidente, a los parlamentarios.

“El poder cambiar las cosas no está en manos de los presidentes, de los ministros, de los parlamentarios. Está en manos de los pueblos, por eso es importante tomar conciencia y practicar estos principios”, urgió.

Recordó que los indígenas bolivianos han planteado el paradigma de vivir bien, que busca una vida equilibrada con la Pachamama (Madre Tierra, en aymara) que, a su juicio, está avanzando en el contexto internacional.

“Buscamos una vida equilibrada. Hemos empezado a hablar de los Derechos Humanos, luego de los derechos colectivos, luego de los derechos de los pueblos indígenas. Hoy estamos planteando y se discute que en las Naciones Unidas ya se pueda agendar y discutir los derechos de la Madre Tierra, y así vamos a seguir avanzando”, aseguró.