Tiquipaya, Bolivia, 21 abr (ABI).- El representante de la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI), Miguel Palacín, consideró el miércoles que los movimientos sociales y pueblos originarios del mundo tienen la misión de “devolver” la visita a los países denominados del Primer Mundo, después de más de 500 años, para enseñarles la cultura del Vivir Bien.

“En este caminar de los pueblos hay que hacer una práctica cotidiana de lo que llamamos la diplomacia de los pueblos, la diplomacia de las organización (porque) necesitamos devolverle la visita después de más de 517 años para desarrollar las cultura de vivir bien con la naturaleza”, explicó.

Palacín se refirió al tema en la clausura del panel denominado ‘Definiendo una estrategia común después de Cochabamba’, en el marco de la Conferencia Mundial de los pueblos sobre el Cambio Climático y Derechos de la Madre Tierra que se realiza en la población boliviana de Tiquipaya.

“Los pueblos indígenas hoy nos hemos hecho visibles”, argumentó y dijo que no pueden quedarse sin fortalecer sus relaciones a nivel mundial para desarrollar “una tarea grande en el mundo”.

“Hay que enseñar que el Vivir Bien es el equilibrio entre la naturaleza y el ser humano, entre la práctica política y nuestra vida cotidiana, es el equilibrio de mirarnos en igualdad de condiciones, es el equilibrio de vivir en la casa grande, la Madre Tierra”, argumentó.

Palacín insistió en rescatar  las propuestas de los pueblos originarios y educar a todos los sectores-“Hay que hacer que se conviertan en políticas, hay que fortalecernos y organizarnos a nivel mundial, hay que ratificar la campaña global de la vida”, matizó.

A su juicio, los pueblos del Tercer Mundo no pueden  asistir a la Cumbre de México sin desarrollar actividades previas a nivel global, en concordancia a la primera cumbre de los pueblos que se realiza en Cochabamba.

Palacín consideró también que en América Latina la población esta movilizada y lista para luchar por los derechos de la Madre Tierra.

“Nosotros no consideramos  que Bolivia es el comienzo, y en la Cumbre de México no vamos a resolver nada, para nosotros es una parada de una larga caminata que tenemos. Hay que apostar, hay que desafiar y hay que debatir de que hay una crisis civilizatoria de aquel pensamiento individualista, militarista, racista y mono cultural”, remarcó.