“El capitalismo compone una cosa y descompone dos”

Una gran ovación recibió al Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, a momento que éste dio por inaugurada la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra (CMPCC).

Justo antes el Embajador del Uruguay, Diego Zorilla, había leído una carta de Eduardo Galeano, en la que de una manera preciosista con las palabras, describió cómo esta lucha “tenía que ser justamente en Bolivia”, y ser la alternativa y la respuesta a Copenhague.

El Presidente Evo Morales, nada más comenzar su discurso, exclamó “¡Planeta o Muerte!”, a lo que los asistentes respondieron al unísono “¡Venceremos!”. Luego dictaminó “Copenhague no fue un fracaso, sino un triunfo de los movimientos sociales”. La razón de la cuál habló el Morales es que si en Copenhague los países desarrollados hubieran cumplido con el Protocolo de Kyoto, si hubieran disminuido de manera considerable sus emisiones de gas, “no estarían aquí los pueblos reunidos”, tomando la responsabilidad que no tomaron los mandatarios de los países más poderosos.

“El enemigo de la Madre Tierra, es el Capitalismo”, por su forma de estar estructurado. A continuación, el presidente comenzó a describir las formas de vivir en una sociedad capitalista “que nos ve a la naturaleza como productos de consumo y explotación”, incluidos los humanos.  Entonces pasó a contar sus propias experiencias; contó por ejemplo, como en el campo se usan platos de barro, que cuando se rompen se convierten en tierra. En cambio en el mundo del desarrollo, “por no lavar platos” se da la comida en platos de plástico, “incluso en organizaciones como las Naciones Unidas”. Contó, también, cómo se relacionan los indígenas con la naturaleza “cada año, yo, hago todavía el seguimiento que mi madre me enseñó de niño”, recordó “si los primeros tres o cuatro días de agosto, hay nubes o llueve en el altiplano “ese año será bueno para las cosechas, sino habrá que preparar terrazas”. Así también el presidente habló de la Quinua, de la Papa, y de un equilibrio natural con la naturaleza.

Evo terminó su mensaje con la misión de sacar una declaratoria clara y unida para salvar nuestro futuro, salvar la Pachamama. Luego la fiesta se desató por completo. Y la CMPCC arrancó con más fuerza sus actividades.

Gabriel Iriarte Rico