Por Rubén Sandi

Tiquipaya, BOLIVIA, 21 abr (ABI).- El presidente Evo Morales planteó el miércoles a la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra la necesidad de conformar una organización intercontinental para que defienda, ante los gobiernos y la ONU, las conclusiones del encuentro que se realiza en la población boliviana de Tiquipaya y pidió que los colosales gastos que se usan en las guerras se destinen a la defensa de la Madre Tierra.

En una conferencia de prensa, el Jefe de Estado sugirió el nombre de la organización internacional argumentando que “cualquier declaración, cualquier protocolo” no puede quedarse sólo en el papel, sólo en acuerdos.

“Estoy convencido de que de este evento internacional tiene que nacer una nueva organización de los movimientos sociales, que mejor con la participación de personalidades o expertos sobre los derechos de la madre tierra”, justificó.

Morales dijo que el organismo podría ser una Coordinadora Internacional o Intercontinental por la Madre Tierra que podría asumir la sigla CIMA-Tierra o un Movimiento Mundial por la Madre Tierra.

Informó que la sugerencia será comunicada a los participantes de la Conferencia Mundial, “a la comisión respectiva”, pero insistió en que está “convencido” de que tiene que surgir una organización mundial o intercontinental para “asumir la defensa de las conclusiones que emanarán del encuentro en el que participan más de 30 mil delegados de 136 países de los cinco continentes del mundo.

A su juicio, esa nueva organización, que estará conformada por representantes de los cinco continentes, debería crear estructuras de defensa en cada país, pero fundamentalmente hacer conocer oficialmente las conclusiones del encuentro.

Abogó porque  en los próximos días o próximas semanas se difunda  oficialmente las conclusiones, particularmente se entregue  a Naciones Unidas, para que este organismo multilateral “tenga la responsabilidad de persuadir, explicar o por lo menos informar a todos los jefes de Estado que van a participar de la próxima Cumbre, en México”.

“Por supuesto nuestro gran deseo es que los jefes de Estado escuchen, respeten esas conclusiones de los pueblos del mundo, pero también me atrevería a decir que la próxima Conferencia Mundial de los Movimientos Sociales debería ser en Europa”, justificó.

Morales, fiel a la campaña internacional que impulsa en defensa de la Pachamama (Madre Tierra en aymara) recordó que se está hablando de salvar vidas, de salvar a la naturaleza.

En esa dirección cuestionó los gastos que realizan los países altamente desarrollados en la denominada seguridad nacional e internacional que pidió sean acreditados a defender la Madre Tierra.

“Esos 1.500 billones de dólares deberían ser invertidos para salvar a la Madre Tierra porque salvar la Madre Tierra es defender la vida, si dividimos 1.500 billones de dólares al año de presupuesto en defensa y de seguridad internacional, al día se gasta término medio 4.000 millones de dólares, es casi la deuda externa de Bolivia” argumentó.

Morales ratificó los tres pilares que, a su juicio, son importantes para mitigar la crisis climática y la defensa de la Madre Tierra, que sugirió sean considerados en las 17 mesas que debaten propuestas.

Entre ellos, la creación de un Tribunal de Justicia Climática; la disminución al 50% de los gases de efecto invernadero y un referendo mundial para establecer los mecanismos que tienen que adoptar los países y el mundo para salvar al planeta.

El primer presidente indígena de Bolivia convocó a la CMPCC ante el fracaso de la Cumbre de Copenhague que se realizó en diciembre del pasado año.