Tiquipaya, BOLIVIA, 20 abr (ABI).- El sacerdote nicaragüense Miguel D’Escoto, calificó el martes en la localidad boliviana de Tiquipaya a la Organización de Naciones Unidas (NNUU), cuya Asamblea General presidió en 2009, de “fraude, mentira y dictadura” y pidió “reinventarlas” en base de un “sólido bloque” de presidentes progresistas que frene, en seco, los crímenes que las potencias industriales que la digitan cometen contra la humanidad y el planeta.

“Se están cometiendo grandes crímenes y eso hay que pararlo, por eso la importancia de que el Tribunal (de Justicia Climática, que postula el presidente boliviano Evo Morales) se organice muy rápido dentro del contexto de unas Naciones Unidas reinventadas, porque las actuales son una mentira, una dictadura”, afirmó en declaraciones a la estatal boliviana Radio Patria Nueva, luego de pronunciar un discurso, en ese sentido, en el marco de la I Conferencia Mundial de Pueblos sobre el Cambio Climático y la Madre Tierra (CMPCC) en un exclusivo hotel de Tiquipaya, centro boliviano.

“Hay que reinventar (NNUU) y esa facultad de reinventarlas está en el derecho soberano de todos los Estados” afectados por sus resoluciones desde su creación en 1947, insistió.

D’Escoto urgió celeridad a los promotores de políticas opuestas a la expansión del capitalismo para sentar el Tribunal de Justicia Climática, piedra millar, en su criterio, de la reinvención de NNUU.

“No son NNUU, sino naciones sometidas a la voluntad del imperio y tienen (en su cúspide) una serie de amarres de todo tipo en la carta (constitutiva del bloque multilateral) que está en vigencia para evitar que se reforme” su estructura, afirmó.

“La reinvención de NNUU no tiene que tomar mucho tiempo, ya tenemos la propuesta, es cosa de moverse rápido, no dentro de NNUU, eso es una muerte súbita, meterte a NNUU, hay puras trabas por todo lados”, recalcó.

D’Escoto enfatizó que en el “show de Copenhague”, donde las potencias industriales rehuyeron ratificar los principios del Protocolo de Kioto, que declaró en 1997 imperiosamente vital reducir las emisiones de gas tóxico para bajar tensionalmente la temperatura del globo terráqueo, las potencias industriales se desembozaron y mostraron el rostro del capitalismo.

El ex presidente de la Asamblea General de NNUU advirtió que la reinvención del foro multilateral tendría que saltar los poderes de Estados Unidos e Inglaterra, el primero con derecho a veto.

Ambas potencias son, “realmente, los enemigos de la humanidad”, advirtió al tiempo de asegurar que, tal como está la situación en el planeta, “se está poniendo en peligro la continuación de la especie humana y también a nuestra Madre Tierra”.

Junto al activista y teólogo de la Liberación, Frey Beto, asesor del presidente brasileño Inacio Lula Da Silva, la intelectual marxista chilena, Martha Harnneker y la activista medioambientalista india, Vandana Shiva, D’Escoto, es una de las personalidades mundiales que asiste a la CMPCC, llamada por el presidente boliviano Evo Morales para contrarrestar el cambio climático, por medio de un freno al sistema capitalista imperante, lo que gatillaría la reducción de las emisiones y el calentamiento globales.

Las declaraciones del alto funcionario internacional se registaron horas después que la representante de NNUU y secretaria general de la Comisión Económica para América Latina, Alicia Bárcenas, fuera rechiflada en el estadio de fútbol de Tiquipaya, donde más de 20.000 representantes de pueblos indígenas, intelectuales y movimientos sociales asistieron a la inauguración de la CPMCC.