El defensor del pueblo de Ecuador, Fernando Gutiérrez, afirmó ayer que la Conferencia Mundial sobre Cambio Climático en Cochabamba es el espacio que reclamaban quienes hasta ahora no tenían voz.

En declaraciones exclusivas a Prensa Latina, Gutiérrez alabó la iniciativa del presidente Evo Morales de convocar esta cita tras el fracaso de la Cumbre de Naciones Unidas en Copenhague (Dinamarca), en diciembre.

La propuesta de Morales es un enorme acierto para que definitivamente las naciones industrializadas y las trasnacionales, cuyos intereses representan, se den cuenta de la urgencia de salvar el planeta, señaló.

Debemos esperar que las grandes potencias seguirán inventando trucos, como hicieron en Copenhague, para profundizar en las utilidades de esas sociedades de consumo, alertó.

Gutiérrez condenó maniobras en ese sentido, como la que realiza ahora Estados Unidos contra Quito, por pretender nuevas sanciones económicas.

No le basta a Washington con el bloqueo económico a Cuba hace más de cinco décadas, para ahora arremeter contra nuestro país, que a la cabeza del presidente Rafael Correa protagoniza también un proceso de cambio, remarcó.

Para el Defensor del Pueblo de Ecuador, la cita de Cochabamba marcará otro paso en el fin del capitalismo y su sistema consumista.

Detrás quedarán cinco siglos más o menos de producción de enormes riquezas que están distribuidas en pocas manos, eso es el capitalismo, un sistema cuyas bases es el egoísmo y la destrucción de los recursos naturales indispensables como los hidrocarburos, explicó.

El activista ecuatoriano estimó vital que las conclusiones de la Conferencia de los Pueblos de Cochabamba sean entregadas a los estadistas que se reunirán a finales de este año en el balneario mexicano de Cancún, en otra Cumbre sobre cambio climático.

Ecuador está representado en la cita en la capital valluna por una delegación de 500 personas a nombre de movimientos sociales y organizaciones indígenas.

El 22 de marzo se realizó un encuentro preparatorio de esta cita en la Universidad Andina de Quito, evento que contó con la intervención de diversas organizaciones, cuyos delegados discutieron, analizaron y formularon varias propuestas que posibiliten tomar acciones concretas para frenar el calentamiento global.

La delegación ecuatoriana recibió el mandato de apuntalar el proyecto de Declaración Universal de Derechos de la Madre Tierra y la organización de un referendo mundial sobre el cambio climático. (Tiquipaya-Prensa Latina)