(Por Mariano Vázquez, corresponsal)

Buenos Aires, 21 de abr (ABI).- La delegación de la Central de Trabajadores de la Argentina calificó como “imprescindible y vital” la convocatoria realizada por el presidente Evo Morales Ayma “para un cambio social, nuevo y ambicioso donde no sólo se discuta la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero sino también, los medios para modificar las formas de producción, de consumo y de integración”.

Una importante delegación de trabajadores argentinos se encuentra participando de la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio climático y los Derechos de la Madre Tierra, que comenzó el 19 en la ciudad de Cochabamba.

Los contingentes de obreros llegaron desde Mendoza, Buenos Aires, Jujuy, Salta, Capital Federal, e incluso Tierra del Fuego, el departamento más austral del país, lo que demuestra la trascendencia que el evento tiene.

Desde Cochabamba Fernando Cardozo, coordinador nacional de la Secretaria de Relaciones Internacionales de la CTA, explicó que en la cumbre de Bolivia se “está debatiendo y organizando nuestro apoyo a las propuestas e iniciativas de los gobiernos comprometidos con los derechos de los pueblos y de la naturaleza”.

“Es vital -agregó- combinar nuestra agenda del mundo de trabajo con la de los movimientos sociales para potenciar nuestras alternativas y resistencias a la expansión de las relaciones de mercado”.

“Tenemos que unirnos para resistir a la ofensiva de las transnacionales y de la militarización”, afirmó Cardozo.

Fernando Acosta, secretario general de la CTA Jujuy, y quien encabeza la delegación de la Central subrayó “el importante rol que deberá jugar el movimiento sindical internacional, que en la región representa a más de 50 millones de trabajadores dispuestos a plantar un nuevo modelo de desarrollo ante el fracaso de la cumbre de Copenhague”.

Llamó a tener “lineamientos comunes junto a los movimientos sociales de la región y responder con todo el potencial y la capacidad de movilización de los trabajadores”-

Destacó también el rol importante que puede ejercer la Confederación Sindical de las Américas (CSA) y la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur (CCSCS), que nuclea a la mayoría de las entidades gremiales del continente para “mejorar nuestro nivel de intervención en el cono sur para un cambio social, nuevo y ambicioso donde no solo se discuta la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero sino también, los medios para modificar las formas de producción, de consumo y de integración, a partir de la solidaridad y el respeto mutuo, donde los trabajadores y sus organizaciones sean agentes centrales del cambio social y ambiental”.

Cardozo recordó que “no es casual” que mientras se realiza este encuentro por la Madre Tierra convocado por el presidente de Bolivia, Evo Morales Ayma, “festejamos hoy 200 años del comienzo de la luchas de independencia en Venezuela y un nuevo aniversario de la gesta heroica de Playa Girón, la primera derrota militar del imperio norteamericano, y por eso en la Argentina nos planteamos también que la mejor forma de ser solidarios con los pueblos de América Latina es haciendo la revolución en nuestro país”.