(Venevisión) En medio de una creciente lucha contra el cambio climático para preservar el equilibrio ecológico en el planeta, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) celebrará este jueves una sesión especial en conmemoración del Día Internacional de la Madre Tierra.

Luego de un año de la proclamación de su Día Internacional, la Madre Tierra experimenta una serie de cambios que ponen en riesgo a los seres vivientes que la habitan, los cuales obedecen al cambio climático producido por la actividad destructiva del sistema capitalista.

De acuerdo con una cadena de TV, la Asamblea General de la ONU emitió una resolución el pasado año para establecer el 22 de abril como Día Internacional de la Madre Tierra, en atención a una petición realizada por el Presidente de Bolivia, Evo Morales.

En la resolución, el órgano deliberativo de la ONU establece que es necesario alcanzar un justo equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las personas para promover la armonía con la naturaleza y el planeta.

Esta primera conmemoración coincide con la realización en Bolivia de la Cumbre Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático y los derechos de la Madre Tierra, en la cual participan delegaciones de más de 100 países, las cuales prevén retomar los puntos que se desestimaron en la Conferencia sobre el clima que se celebró en diciembre pasado en Copenhague, Dinamarca.

En esa cita participan unos 20 mil delegados que analizan variadas iniciativas para enfrentar el cambio climático, entre ellas la realización de un referendo mundial sobre medio ambiente y la creación de un Tribunal Internacional de Justicia Climática.

Se trata de dos propuestas impulsadas por el presidente de Bolivia, Evo Morales, quien hace un año encabezó el mismo plenario de la Asamblea General de la ONU que proclamó el Día de la Madre Tierra.

En un mensaje con motivo de la fecha, el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, afirmó que sin una base ambiental sustentable son mínimas las posibilidades de reducir la pobreza y el hambre y de mejorar la salud y el bienestar humano.

Destacó la relación existente entre el cuidado de la naturaleza y los llamados Objetivos de Desarrollo del Milenio aprobados en el 2000 para ser alcanzados en el 2015.

Esas metas tratan sobre los problemas de pobreza extrema, hambre, educación, igualdad entre los géneros, mortalidad infantil, salud materna, medio ambiente y desarrollo.

En ese sentido, el secretario general sostuvo que la protección de la Madre Tierra tiene que ser un componente integral de la estrategia hacia el logro de esos desafíos, cuya marcha será analizada aquí en una cumbre programada para septiembre próximo.  

ABN