Por Rubén Sandi

Tiquipaya, 22 abr (ABI).- El canciller boliviano, David Choquehuanca, aseguró el jueves que las conclusiones que emanaron de la Primera Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, que se realizó desde el pasado lunes en la población de Tiquipaya, responden a un proceso “desde abajo” para compartir y para que escuchen “los de arriba”, en la búsqueda urgente de soluciones para paliar el calentamiento global.

El canciller indígena esbozó el proceso que llevó al gobierno boliviano a convocar al encuentro de los pueblos, tras el fracaso de la Cumbre de Copenhague, que dijo fue el punto de partida para construir propuestas alternativas, para defender el planeta tierra.

Recordó que en la capital danesa el presidente Evo Morales y otros mandatarios defendieron el derecho de los pueblos y en el encuentro que concluye en Bolivia están también presentes para “escuchar a los pueblos”.

“Este es un proceso que viene desde abajo, viene desde abajo para compartir con los que están con los de arriba, para que nos escuchen”, subrayó y consideró que en la Conferencia Mundial los participantes llegaron para conocerse, compartir experiencias para construir propuestas alternativas y de manera comunitaria y participativa trabajar en acciones, en estrategias “para defender la vida”.

Entre los presidentes que dijo defendieron en Copenhague los derechos de los pueblos a difundir sus propuestas, nombró al gobernante venezolano, Hugo Chávez y al vicepresidente de Cuba, Juan Esteban Lazo, quienes llegaron en las pasadas horas para la clausura el encuentro.

Choquehuanca reveló que tras la convocatoria, después de invitar a los representantes de los gobiernos y de los pueblos, comenzó inmediatamente un debate virtual, una discusión electrónica de al menos 5.000 participantes, entre profesores universitarios, científicos, líderes sociales, investigadores, líderes sociales, que consensuaron algunos puntos que fueron respaldados en el encuentro mundial que se realizó en la pintoresca población de Tiquipaya, a 12 kilómetros de la centra Cochabamba.

A su juicio, esa discusión electrónica en la que participaron organizaciones campesinas, indígenas y de la sociedad civil fue la base para que las 17 mesas que se propusieron en la Conferencia Mundial lleguen a acuerdos de consenso en temas vitales como las causas estructurales del cambio climático, a armonía con la naturaleza, los derechos de la Madre Tierra y la propuesta de impulsar un referendo mundial para construir de manera colectiva, participativa e incluyente soluciones para la crisis ambiental.

Precisó que otro tema importante fue la instauración de un Tribunal de Justicia Climática porque la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático no contiene un mecanismo para juzgar y sancionar a los países desarrollados que no cumplen con sus compromisos de reducción de gases de efecto invernadero.

“Era necesario entender con la ayuda de los científicos, con los académicos, con los líderes sociales, estudiantes para entender las verdaderas causas del cambio climático, para develar cómo y en que forma el incremento de gases de efecto invernadero son producto de un modelo de vida y de desarrollo, Todos los que hemos participado hemos tenido la oportunidad, no solamente de escuchar a los políticos, a los indígenas, a los académicos, sino hemos tenido la oportunidad de educarnos y entender. Sabemos hoy cuales son las verdaderas causas del cambio climático”, reflexionó.

Reveló que las conclusiones de las 17 mesas fueron aprobadas en plenarias, después de un profundo debate y que se alcanzaron consensos mínimos para ser presentados y difundidos al mundo.

Informó que se rebasaron todas las previsiones de la convocatoria al hacer un resumen de los representantes de países y pueblos que participaron en el encuentro.

Detalló que se esperaban un máximo 15.000 participantes, pero acudieron 35.151, de países de los cinco continentes-

De ellos, 9.524 delegados del exterior. “Hemos logrado la participación de 142 países hermanos que están presenten aquí”.

El Canciller boliviano aseguró que concurrieron al encuentro mundial de los pueblos representantes oficiales de 47 países.

La Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra fue convocada tras el fracaso de la Cumbre de Copenhague y cerrará con un acto multitudinario en el que paralelamente se celebrará el Día de la Madre Tierra instituida por Naciones Unidas a propuesta de Bolivia.