La Razón, Claudia Soruco – Tiquipaya

Los resultados serán llevados ante la ONU y se pedirá que sea vinculante

Tras una discusión iniciada el martes 20, los participantes de la Mesa 4 de la Conferencia Mundial de Pueblos sobre el Cambio Climático decidieron que el referéndum mundial sobre el cambio climático se realice el 22 de abril del 2011, como una forma de celebrar del Día Mundial de la Madre Tierra.

“Ya definimos esta fecha y lo que ahora nos toca es trabajar arduamente para la realización de este referéndum. Nuestro trabajo para organizar esta consulta mundial, por consenso, se iniciará este 23 de abril (mañana). Será arduo, pero lograremos que se realice esta gran consulta”, sostuvo la presidenta de la Mesa 4, Amalia Coaquira.

Los participantes de esta mesa, representantes de organizaciones y movimientos sociales de Colombia, Ecuador, Perú, Argentina, Brasil, Estados Unidos y Bolivia, coincidieron en apoyar la propuesta de elaborar esta consulta sobre el cambio climático de acuerdo a los usos y costumbres de cada país.

“Los gobiernos, redes, organizaciones y movimientos de cada pueblo definirán, en conjunto, esta forma de elaborar este referéndum, pero es sabido que se hará en todo el mundo”, agregó Coaquira.

Otra de las conclusiones a las que se llegó en la Mesa 4 es promover la organización de un comité internacional que trabaje única y exclusivamente en la organización de la consulta sobre el cambio climático.

Dirigentes del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyo (Conamaq) participaron y aportaron en el debate. Una de sus principales propuestas fue que, aunque haya gobiernos que no estén de acuerdo con la realización de este referéndum, de todas maneras se los haría con el apoyo de las organizaciones sociales y universitarias de esos países; la propuesta fue apoyada e incluida en el documento de conclusiones.

“Sin duda, ésta fue la mejor Cumbre sobre el cambio climático. Ya era hora de que se escuche al pueblo. Estamos muy satisfechos a lo que hemos llegado. Tenemos un año para organizar el voto mundial, y para llegar a todos los pueblos”, declaró por su lado el presidente de la mesa, el activista ambiental de Estados Unidos, Joel Marsden.

Los resultados que se obtengan de la consulta del 2011 serán llevados ante la Organizaciones de Naciones Unidas (ONU) y el documento será socializado en la Cumbre de Cancún.

Preguntas de la consulta

1 ¿Está de acuerdo en cambiar el modelo capitalista y restablecer la armonía con la naturaleza?

2 ¿Está de acuerdo que los países y empresas transnacionales reduzcan y reformen su producción de gases de efecto invernadero?

3 ¿Está de acuerdo en transferir lo que se gasta en las guerras para defender los derechos de la Madre Tierra?

4 ¿Está de acuerdo que nuestros países se transformen en territorios de paz y libres de bases militares extranjeras?

5 ¿Está de acuerdo con crear un Tribunal Climático?

Bolivia será la sede del Tribunal Climático

Bolivia fue elegida como sede del Tribunal Internacional de Justicia Climática que se pretende crear. Entre las resoluciones especiales de la Mesa 5 de la Conferencia Mundial de Pueblos sobre el Cambio Climático, se concluyó, a pedido de las organizaciones sociales, la conformación de una comisión impulsora para la creación del ente judicial cuya sede, por mayoría de votos, será el país anfitrión.

La conformación del Tribunal Internacional de Justicia Climática es un hecho, sostuvieron. Las organizaciones sociales deberán trabajar en la creación de la entidad, pues “es demanda general de la Conferencia la urgente creación del Tribunal que se encargará de establecer las faltas y sanciones”.

Tras su creación, este Tribunal deberá adoptar procedimientos internacionales, vinculantes, para legalizar las sanciones a los países infractores, en materia penal y civil, y lograr que éstos, sean naciones, Estados, transnacionales, multinacionales y/o persona jurídica o natural, responsable de dañar la Tierra, se sometan a las decisiones de la instancia de justicia.

La Mesa 5 acordó que “todas los infracciones ambientales sean demandadas en el Tribunal Internacional de Justicia Climática”.

Las demandas podrán ser interpuestas por gobiernos, pueblos, naciones, nacionalidades, Estados o personas naturales y jurídicas que se vean afectadas por el cambio climático.