Tiquipaya, BOLIVIA, 22 abr (ABI).- Representantes de pueblos y organizaciones de diversos países del mundo, que participaron en la Conferencia Mundial sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, que se realizó en la población boliviana de Taquipaya, exigieron el jueves la creación de un Fondo de Adaptación a los efectos del calentamiento global y de apoyo a las formas de vivir en armonía con la naturaleza.

Exigimos la creación de un fondo de adaptación que responda ante los países en vías de desarrollo y que evalúe las necesidades y costos y compense los daños. Un fondo que apoye una forma de vida en armonía con la Madre Tierra, dijo Matthey Stilwell, del Instituto para la Gobernanza y el Desarrollo Sustentable y uno de los más influyentes en las pláticas de Tiquipaya.

El activista, que fue uno de los oradores en el Diálogo entre Pueblos y Gobiernos, en el marco del encuentro internacional, dio a conocer algunos de los resultados de los debates sobre el cambio climático y los derechos de la Madre Tierra, que protagonizaron entre el martes y miércoles los representantes de 142 países de los cinco continentes.

Stilvell explicó que la adaptación debe ser un proceso de empoderamiento y no de sometimiento a los países en vías de desarrollo que necesitan de herramientas para contrarrestar los aspectos adversos del cambio climático.

Además, señaló que ese fondo debe servir para promocionar el conocimiento tradicional de las naciones originarias y desarrollarlo en todos los países.

El experto consideró que la creación de un Fondo de Compensación es una forma en que los países desarrollados paguen su deuda climática con humanidad, particularmente, a los millones de personas que son obligados a abandonar sus tierras y hogares y pierden a sus familias debido a las sequías o inundaciones causadas por el cambio climático.

Todos las personas de todas aportes del mundo deben tener los mismos derechos para protegerse de los efectos adversos del cambio climático, subrayó.

A su juicio,  que los emigrantes climáticos deben tener una vida digna en los países desarrollados.

El activista exigió a los países desarrollados que paguen su deuda climática por el uso excesivo de la atmosfera que todos compartimos, por afectar la estabilidad de toda la vida y que devuelvan el espacio atmosférico que han sido colonizados con  sus emisiones de gases.