“Si aplicamos las conclusiones, se dará la esperanza a los pueblos”, decía el Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, poco después de la lectura del resumen de conclusiones  que se dio en el Diálogo Pueblos-Gobiernos, en el Gran Hotel Regina.

Representantes de distintos países apoyaron  y valoraron las conclusiones de Cochabamba. Entre ellos se encontraban representantes de las Naciones Unidas, El Presidente de Venezuela, el vicepresidente de Cuba, el Canciller de Ecuador, junto con delegados oficiales de 47 países. En la Clausura no se dudó un momento en calificar a la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra (CMPCC) como un éxito. El primer parámetro para medir ese éxito lo dio el Canciller, David Choquehuanca, al informar que en la CMPCC se registraron 35.151 personas que fueron acreditadas, de las cuales 9.254  venían de otros países. Participantes de 142 países estuvieron presentes en el evento Todas estas cifras le dan un valor inmenso a las conclusiones de la Conferencia que se realizó en Cochabamba.

Cuatro representantes de distintos continentes fueron los encargados de leer un resumen de las conclusiones. Se destacan la exigencia de que el calentamiento global no podrá exceder el 1% hasta el año 2020, el rechazo general al acuerdo de Copenhague propiciado por los países más desarrollados, crear un Concejo para la Defensa de los Pueblos, Coordinar el lenguaje para que todos hablen con una sola voz, proteger y dar derechos a los Migrantes Climáticos, valorar a los Seres Humanos por lo que son y no por lo que tienen. La emisión de los gases debe ser de menos de 50% en relación a 1990, se deben reconocer los derechos de la Madre Tierra que es un ser vivo, transferir tecnología para proteger los bosques, tomar acciones legales contra los que incumplan los acuerdos, exigir el pago de una deuda ecológica mucho más grande, crear un organismo multilateral para administrar el medio ambiente, no privatizar el conocimiento, organizar el referéndum mundial y hacer que los gobiernos lo reconozcan  y reconocer plenamente los derechos de los Indígenas.

“Todos estamos unidos por la misma causa: salvar la vida” decía Evo Morales. “Tenemos que ser radicales” decía el presidente Hugo Chávez, y radicales quiere decir “Volver a la raíz”. Además los mandatarios expresaron que ahora están organizados y estarán aún más organizados para hacerse escuchar en diciembre, en Cancún. Pese a lo que pase ahí, “igual vamos a encabezar la lucha de los pueblos” dijo Evo casi al final. Antes el Canciller David Choquehuanca había aclarado que todo esto lo hacen por la vida, como se dice siempre “Jallalla” que quiere decir “Por La Vida”.

Gabriel Iriarte Rico