La Red de Mujeres Transformando la Economía (Remte-Latinoamericana) realizó el evento autogestionado “Transformar la economía con justicia para las mujeres y para la Pachamama”.

El evento contó con delegaciones de organizaciones sociales del Ecuador, Brasil, Perú y Bolivia, entre otras, y permitió debatir los nuevos escenarios que se presentan para el movimientos de mujeres en el marco de la lucha contra la crisis climática y contra el capitalismo.

El mensaje que fue el prolegómeno de este evento señala que “las mujeres hemos sido protagonistas de esa ‘otra economía’ que cuida la vida, que no la destruye: recuperamos semillas, cultivamos y procesamos alimentos, diseñamos y producimos artesanías, generamos conocimientos y vínculos con la Pachamama, alimentamos, educamos y cuidamos en el día a día a otros seres humanos… nuestra propuesta es una economía para la vida y el Vivir Bien/Buen Vivir que cambie la justicia para las mujeres con la justicia para la Pachamama”.

Graciela López informó que este evento busca articular las luchas que desarrollan las mujeres de América Latina frente a las políticas depredadoras del capitalismo, que han tenido en las mujeres a sus principales víctimas. López es militante feminista que participó en la fase organizativa del evento autogestionado de la Remte en Bolivia.

A su vez, la Minga Informativa señala que la “expresión colectiva de mujeres feministas contra el cambio climático” se hizo presente en la conferencia de Tiquipaya.

La representante de la Remte-Ecuador, Magdalena León, destacó que el desarrollo de esta conferencia de los pueblos en Bolivia fue una convocatoria histórica que, ante todo, debe buscar que prevalezca la voz de los pueblos y se transforme en poder de decisión frente al poder abusivo, arbitrario y depredador del capitalismo y de las fuerzas hegemónicas que nos están conduciendo a un punto “ya casi sin salida de la vida en el planeta”. Esta convocatoria nos habla de recuperar la voz del pueblo, diciendo basta y encontrar una salida, en esa salida resulta fundamental el aporte nuestro como mujeres, en la medida de nuestra trayectoria histórica, de una práctica económica que ha sido protectora y cuidadora de la vida antes que destructora, señaló León. (Remte, Minga Informativa)