Tiquipaya, BOLIVIA, 22 abr (ABI).- El representante de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Denis Racicot, consideró el jueves que dos tercios de los países del mundo alzaron su voz en la Conferencia Mundial sobre el Cambio Climático que se realizó en Bolivia para defender los derechos de la Madre Tierra.

Bolivia está marcando un hito en hacer participar la voz  de los pueblos de las organizaciones y de la sociedad civil, por ello es un evento importante y positivo ya que más de 120 países de la comunidad internacional, prácticamente dos tercios de los países del mundo estuvieron presentes en este evento internacional, remarcó.

Racicot insistió en la magnitud del encuentro, que según datos de la Cancillería boliviana congregó a más de 35.000 participantes de 142 países, de los cinco continentes.

Es un evento que llama la atención, que ha podido llegar a la opinión internacional en forma muy fuerte porque las resoluciones que se han adoptado ayudan  en procurar la voz de la opinión pública internacional de múltiples actores de la sociedad civil de todo el mudo, sostuvo.

Racicot aseguró que las propuestas de los pueblos indígenas, para frenar la depredación de la Madre Tierra, ayudarán a las naciones a tomar conciencia sobre los efectos del calentamiento global.

La propuestas ayudaran a hacer entrar la voz de los pueblos y las victimas del factor humano en las próximas resoluciones, tales como los Derechos de la Madre Tierra, que es una de las propuestas más importantes de la conferencia, porque formaliza la problemática de la naturaleza y la tierra al interior de una declaración que podría ser un instrumento que coadyuvaría a tomar en cuenta los efectos del cambio climático, enfatizó.

Además, dijo que la creación de Tribunal de Justicia Climática es una propuesta positiva y constructiva porque es un mecanismo de control para sancionar la emisión de gases de efecto invernadero.