La Razón. Wilma Pérez – Cochabamba

Los Presidentes de Bolivia y de Venezuela indican que se debe luchar para que la Cumbre Climática de Cancún tome en cuenta el Acuerdo de los Pueblos y los países lo cumplan. Amenazan con juicios

Los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Venezuela, Hugo Chávez, anunciaron ayer el inicio de una batalla en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para lograr que el Acuerdo de los Pueblos de Tiquipaya sea tomado en cuenta en la Cumbre Climática de Cancún.

Ambos presidentes estuvieron en el acto de clausura de la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático que se realizó en el estadio Félix Capriles de Cochabamba, ante los cerca de 35 mil delegados que participaron del evento. Los presidentes de Ecuador, Rafael Correa; de Nicaragua, Daniel Ortega, y de Paraguay, Fernando Lugo, cancelaron su visita.

Morales sostuvo que la de Cancún será la tercera batalla que libren los pueblos del mundo, puesto que la primera fue la convocatoria lanzada para la Cumbre Climática, y la segunda se dio con el debate y las resoluciones del encuentro.

“La tercera (batalla) es convencer, explicar, persuadir y finalmente hacernos escuchar, potenciarnos socialmente, sindicalmente, en todo el mundo para obligar que los países desarrollados finalmente respeten las conclusiones de los movimientos sociales”, indicó.

El acuerdo aprobado en Tiquipaya, Cochabamba, debe ser presentado ante los organizadores de la Cumbre de Cancún hasta el 26 de abril, día en el que se cerrará la recepción de propuestas para elaborar la agenda.

“Las Naciones Unidas, los organismos internacionales, los gobiernos de todo el mundo, tienen la obligación de escuchar a su pueblo, si no quieren perder autoridad”, sostuvo Morales. Añadió que cuando habla de las “Naciones Unidas es como hablar del sindicato de gobiernos de todo el mundo.

Morales, además de plantear que las organizaciones sociales presionen ante la ONU por el cumplimiento de las resoluciones de la Cumbre Climática, desafió a los gobiernos desarrollados a que cumplan el Protocolo de Kioto. Caso contrario, advirtió, el Movimiento de los Pueblos interpondrá en su contra una demanda ante la Corte Internacional de Justicia.

Defensa. “Si en México, en diciembre de este año, no escuchan la demanda de pueblos y no respetan el Protocolo de Kioto, esta nueva organización, que nace de este primer evento internacional sobre el Movimiento de la Madre Tierra, debería presentar una demanda ante la Corte Internacional de Justicia para que esos países sepan cumplir sus compromisos”, advirtió.

En su intervención, Chávez también señaló que la Cumbre de Cancún será un “escenario de batalla” y que está dispuesto a financiar el traslado de los movimientos sociales para que acudan a la cita de diciembre de este año.

“Lo que en Cancún va a haber es otra batalla. Nosotros vamos a Cancún, no creo que nadie nos lo impida”, aseveró Chávez.

Chávez especificó que los expertos en cambo climático de la Alianza Bolivariana para las Américas (Alba), conformada por Venezuela, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Bolivia, Dominicana, San Vicente y las Granadinas y Antigua Barbuda, se reunirán para preparar la batalla en Cancún.

El evento internacional se desarrolló en la población de Tiquipaya, ubicada a 12 kilómetros de la ciudad de Cochabamba. Empezó su labor el martes 20 con 17 mesas de trabajo, además de una que se desarrolló fuera de los predios del campus universitario y que no fue reconocido por el Gobierno porque trataba temas locales.

Los Estados tienen la decisión, dice la ONU

La representante de la Organización de Naciones Unidas en Bolivia, Yoriko Yasukawa, afirmó que serán los miembros de la ONU quienes definan en la Cumbre de Cancún-México si toman en cuenta las conclusiones de la Conferencia Mundial de Pueblos Indígenas sobre el Cambio Climático.

´Realmente son los Estados partes de la convención de Naciones Unidas sobre el cambio climático los que van a decidir cómo incorporar estas conclusiones en la Cumbre de Cancún. Creo que es muy alentador escuchar al delegado de México, por ejemplo, decir que hay que hacer un esfuerzo grande para que la Cumbre sea un foro participativo abierto transparente y democrático´, dijo Yasukawa según ANF.

Al respecto, el representante de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, Denis Racicot, destacó la reunión de Tiquipaya. “Bolivia está marcando un hito en hacer participar la voz de los pueblos de las organizaciones y de la sociedad civil, por ello es un evento importante y positivo, ya que más de 120 países de la comunidad internacional, prácticamente dos tercios de los países del mundo, estuvieron presentes”, dijo.