(Cambio) Trabajamos en conjunto para abordar el cambio climático y defender los derechos de la Madre Tierra, y concluimos en la necesidad de crear una alianza mundial por la Tierra a escala nacional, biorregional e internacional, que implementará acuerdos formulados por los grupos de trabajo con la Conferencia de los Pueblos, buscará garantizar que la temperatura mundial no exceda un grado Celsius, lo que es esencial para la vida de las personas.

Las conclusiones de la conferencia se enviarán a Naciones Unidas y la secretaría de la Conferencia de las partes del UNFCC, que tendrá lugar en México para analizar los daños a la Tierra. Analizaremos con transparencia total las causas de la crisis climática, reconociendo la deuda ecológica sin la intervención de las instituciones financieras internacionales. Organizaremos un fondo mundial sobre la base de la solidaridad y garantizaremos la lucha contra los contaminadores y defenderemos los derechos de los trabajadores. Promoveremos la existencia de trabajos limpios y verdes, apoyaremos la creación de un nuevo modelo de producción que se base en el respeto por la tierra, lucharemos contra la pobreza para promover modos de consumo, luchar contra las bebidas o el excesivo uso de vehículos de motores, y luchar contra la contaminación.

ORGANIZACIÓN PARA LA EDUCACIÓN

El modo de organización debe ser dinámico y flexible, como veremos en la participación de esta alianza por la Madre Tierra. Crearemos el Comité Científico de los Pueblos y actuaremos a escala local, regional e internacional desde un portal de Internet, con bases de datos. También promoveremos la educación en el cambio climático y la toma de conciencia para mantenernos en equilibrio con la Tierra. Estamos frente a una gran crisis estructural, esto afecta al mundo y genera una destrucción mundial y la reducción entre la Tierra y los seres humanos; debemos evitar la aceleración del capitalismo, que se concentra sobre todo en los países industrializados, que generan el 75% de las emisiones de gases de efecto invernadero, aunque estos países sólo representan el 20% de la producción mundial. Este patrón se traduce en grandes sequías, inundaciones y conduce a la destrucción de nuestro planeta; el sistema capitalista convierte la Tierra, los recursos humanos y las culturas sociales, la biodiversidad y la justicia en bienes de consumo. El carácter de la naturaleza, la relación espiritual con la Madre Tierra se ha roto y la humanidad se está rompiendo también en el hiperconsumo. En Estados Unidos ha aumentado el uso del gas, lo que representa más del 8% de lo que se consume en toda América Latina y el Caribe. La sobreexploración ha beneficiado a algunos a expensas de otros.

Ellos dilapidan los recursos y las ganancias a partir de la crisis; hay cada vez más bienes materiales, el cambio climático se ha convertido en un negocio, han creado una nueva forma de negocios. Deben establecerse, de manera responsable, mecanismos de desarrollo limpio.

MIGRANTES CLIMÁTICOS

El cambio climático afecta a las poblaciones más vulnerables. Los habitantes rurales son obligados a migrar a las ciudades debido a las sequías, lo que presiona los servicios y causa la fragmentación de las comunidades.

La emigración climática, los emigrantes climáticos, los refugiados climáticos demandan un vocabulario común para abordar soluciones. Debemos buscar acuerdos internacionales sobre los emigrantes climáticos; abordar el tema del cambio climático; respetar a las personas; establecer una declaración de derechos humanos para los emigrantes climáticos; crear fondos económicos, transferencia de tecnologías, recuperar tecnologías alternas y crear mecanismos para regular las migraciones.

ARMONÍA CON IGUALDAD

El grupo que abordó armonía con la naturaleza decidió que es necesario crear un nuevo sistema que restablezca la armonía con la naturaleza entre los seres humanos; la armonía con la naturaleza es imposible si no existe igualdad entre los seres humanos para enfrentar el cambio climático. Debemos entender la Madre Tierra como una fuente de vida y crear un nuevo sistema sobre la base de los siguientes principios: la igualdad entre todos los seres humanos, una búsqueda del bienestar común y la satisfacción de las necesidades fundamentales de todas las personas que viven en armonía con respeto a los derechos humanos y los de la Madre Tierra. Se deben fortalecer nuestras comunidades, reconociendo a los seres humanos por lo que son y no por lo que tienen o por lo que no tienen; reconociendo la historia de la humanidad y nuestras raíces indígenas; eliminando todas las formas de colonialismo e imperialismo; impulsando la paz entre los pueblos y la paz con la Madre Tierra.