(Reuters) El presidente de Bolivia, Evo Morales, encabezará una delegación que presentará en la ONU la próxima semana conclusiones de una reciente cumbre climática celebrada en su país, con el fin de avanzar en su campaña de presión en pro de medidas de protección al medioambiente.El Gobierno boliviano informó el jueves que el mandatario indígena prevé viajar también a Madrid, en días posteriores, para entregar las mismas conclusiones al Gobierno español, como cabeza pro témpore de la Unión Europea.

Entre las conclusiones de la Conferencia de los Pueblos sobre Cambio Climático realizada del 19 al 22 de abril en el pueblo de Tiquipaya, en el centro boliviano, destacan la creación de un tribunal ambiental mundial y la reducción en un 50 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero.

“El presidente Morales viajará a Nueva York el 6 de mayo, después de participar en una cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas en Buenos Aires”, dijo el portavoz gubernamental, Iván Canelas.

Morales presentará al secretario general de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, las demandas de la conferencia dentro de una campaña que apunta a crear presión sobre una cumbre climática mundial prevista para fin de año en México.

El canciller David Choquehuanca dijo el miércoles que Morales llegaría a la sede de la ONU acompañado por delegados de movimientos sociales y expertos de los cinco continentes que participaron en la reunión en Tiquipaya.

La conferencia en el pueblo boliviano, de clara orientación izquierdista, fue convocada por Morales como respuesta al considerado fracaso de la cumbre ambiental mundial realizada en diciembre pasado, en la que no hubo acuerdo sobre metas de reducción de la contaminación del medioambiente.

El presidente boliviano y su aliado venezolano Hugo Chávez prometieron financiar el viaje de delegados de organizaciones sociales, particularmente indígenas, a la cumbre mundial de fin de año en Cancún, México.