(EUROPA PRESS) El presidente de Bolivia, Evo Morales, viajará este jueves a Nueva York con el fin de entregar en la sede de Naciones Unidas el documento con las conclusiones de la Primera Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra que se celebró el mes pasado en la ciudad de Cochabamba.

El mandatario indicó que el próximo viernes se reunirá con el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, para exponerle las conclusiones de la conferencia de Cochabamba e instarle a que las transmita a los distintos gobiernos.

“Nuestro pedido de una audiencia con el secretario general, Ban Ki Moon, ha sido aceptado y nos programaron una audiencia el viernes” informó Morales al tiempo que expresó su satisfacción porque “la conferencia realizada en Cochabamba no ha sido en vano”, ya que “felizmente está siendo escuchada por la ONU y será escuchada por las distintas mesas de trabajo de negociaciones”.

El líder indígena manifestó su intención de trasladar estas conclusiones a los próximos foros internacionales, especialmente la Cumbre Unión Europea, América Latina y el Caribe, que de celebrará el próximo día 18 en Madrid.

“Aprovecharé, si me lo permiten en la Cumbre de Jefes de Estado de Europa, de Latinoamérica y del Caribe, informar en detalle o de manera general, para que también los países europeos puedan acompañar en las grandes negociaciones, para el bien de todos y todas”, apuntó.

En la misma línea, Morales aseguró que presentará el documento en la próxima cumbre del Grupo G-77 y China “como aliados de los gobiernos más preocupados por defender el planeta Tierra”, según informó la Agencia Boliviana de Información (ABI).

CONCLUSIONES

En el foro climático de Cochabamba, que contó con la asistencia de 35.000 delegados internacionales, se propuso la creación de un organismo mundial que garantice los derechos de la Madre Tierra, así como de un tribunal internacional dedicado únicamente a sancionar a aquellos que incumplan los tratados suscritos en materia de cambio climático.

Uno de los puntos principales del documento final es la propuesta de que los llamados países ricos financien la adaptación de los países en vías de desarrollo a las nuevas tecnologías limpias para erradicar las actividades que perjudican al entorno natural.