(PL) Políticos, representantes de ONGs y de la sociedad civil de Francia y Bolivia resaltaron hoy en esta capital la trascendencia de la Cumbre de Cochabamba, consagrada al Cambio Climático y en defensa de la Madre Tierra.

Una mesa redonda tuvo lugar en la sede de la Alcaldía del Distrito XIV de París, que arrancó con la exhibición de un dibujo animado en tono de metáfora sobre los problemas de la humanidad para el acceso al agua y las luchas de los pueblos.

Impresionados por la organización, calidad de los debates y la presencia de más de 35 mil personas, integrantes de los Partidos Los Verdes, La Izquierda y Comunista Francés, y de varias Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) hablaron de Cochabamba.

En especial, el senador Jean Desessard (Los Verdes) comentó los intercambios con sus homólogos bolivianos, de profundo contenido social y humano, y “bastante alejados del protocolo europeo en su lenguaje y vestimenta”.

“Fue una experiencia maravillosa, una reunión de extraordinario contenido, lección de civismo y democracia participativa. La Declaración de Cochabamba será nuestra prioridad a mostrar y difundir en el Parlamento Europeo”, adelantó.

Desessard y los demás oradores de los partidos políticos franceses que tomaron parte en la actividad, incluido el socialista, encomiaron el compromiso y entusiasmo del presidente Evo Morales en la cita cimera.

El fracaso de Copenhague, la doble moral de los países ricos con el tema migratorio y el insostenible modo de consumo del bloque del Norte en detrimento del Sur, fueron algunos de los aspectos tratados en el intercambio.

La embajadora boliviana en Francia, Luzmila Carpio, una auténtica mujer de origen indígena, se congratuló de la acogida que recibió la invitación a reflexionar en la Ciudad Luz acerca de lo sucedido en la urbe andina.

Recordó que mañana viernes Evo Morales será recibido en Nueva York por Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas, a quien le entregará la Declaración del evento de abril pasado, con las iniciativas correspondientes.

Una de ellas también tuvo notable acogida en Francia. Se trata de la propuesta de un referendo mundial para consultar a los pueblos sus puntos de vista en torno al calentamiento global de la atmósfera y las medidas que debería adoptarse.

Las ONGs France Liberté, Conference Paysent, Utopía y otras asistieron a la actividad, organizada por la asociación El Otro Correo.