1)    Salvar al planeta remplazando el capitalismo por un sistema de armonía con la naturaleza para Vivir Bien. En las negociaciones de cambio climático se deben analizar las causas estructurales del calentamiento global y desarrollar propuestas alternativas.

2)    Aprobar un proyecto de Declaración Universal de Derechos de la Madre Tierra para restablecer la armonía con la naturaleza. En un sistema interdependiente no es posible reconocer derechos solo a la parte humana de ese sistema. La única forma de defender los derechos humanos es a su vez reconociendo los derechos de la Madre Tierra. Los derechos que se reconocen son:

  • Derecho a ser respetada;
  • Derecho a la regeneración de su biocapacidad y continuación de sus ciclos y procesos vitales libre de alteraciones humanas;
  • Derecho a mantener su identidad e integridad como seres diferenciados, auto-regulados e interrelacionados;
  • Derecho al agua como fuente de vida;
  • Derecho al aire limpio;
  • Derecho a la salud integral;
  • Derecho a estar libre de la contaminación y polución, de desechos tóxicos y radioactivos;
  • Derecho a no ser alterada genéticamente y modificada en su estructura amenazando su integridad o funcionamiento vital y saludable.
  • Derecho a una restauración plena y pronta por las violaciones a los derechos reconocidos en esta Declaración causados por las actividades humanas.

3)    Los países desarrollados deben honrar su deuda climática. Esta deuda climática comprende: la devolución del espacio atmosférico que ha sido ocupado con sus emisiones de gases de efecto invernadero afectando al resto de los demás países; a deuda con nuestra Madre Tierra que debe ser honrada como mínimo reconociendo e implementando en las Naciones Unidas una Declaración Universal de Derechos de la Madre Tierra: la deuda con los migrantes forzados climáticos; la deuda de adaptación y de desarrollo que comprende los gastos  en los cuales los países en desarrollo tienen que incurrir para atender los graves impactos del cambio climático que ellos han provocado.

4)    Rechazar el llamado Entendimiento de Copenhague porque plantea:

a)    estabilizar el incremento de la temperatura en 2 C que representa   graves riesgos para el 20% al 30% de las especies, graves daños para los bosques, glaciares y nevados; el incremento de desastres naturales como son las sequias y los desastres naturales; el crecimiento de los desiertos y el hundimiento de varios países insulares.

b)    Eliminar el protocolo de Kioto sustituyéndolo por un acuerdo de compromisos voluntarios de reducción de gases de efecto invernadero para los países desarrollados. Hasta ahora las ofertas de reducción de los países desarrollados solo alcanzan en el mejor escenario una reducción real de 2% de los niveles de gases de efecto invernadero tomando como base los niveles de 1990.

c)    Un financiamiento insignificante de 10 y 100 billones de dólares para los países en desarrollo ya que solo representa entre el 0,8 y el 8 % de su presupuesto de defensa y para la guerra.

5)    Estabilizar el incremento de la temperatura en 1º C y la concentración de gases de efecto invernadero en 300 ppm para restablecer el equilibrio con la naturaleza. Exigir que los países desarrollados realicen un 50 % de reducciones de sus gases de efecto invernadero tomando los niveles de 1990 para el segundo período del Protocolo de Kioto.

6)    Constituir un Tribunal de Justicia Climática y Ambiental para juzgar a los países que incumplan sus compromisos y sancionar a los Estados y corporaciones que dañen a la madre tierra.

7)    Financiamiento para los países en desarrollo equivalente al 6 % de su PIB cifra que es posible de atender ya que es comprable a su presupuesto de defensa y es cinco veces menos de lo que gastaron en salvar a los bancos.

8)    Soberanía alimentaria. Sólo podrán enfrentar la crisis climática llevando adelante una profunda transformación en la agricultura hacia un modelo sustentable de producción agrícola campesino e indígena/originario, y otros modelos y prácticas ecológicas que contribuyan a solucionar el problema del cambio climático y aseguren la Soberanía Alimentaria.

9)    Sustitución del REDD (Reducción de emisiones por la deforestación y degradación de bosques) por un nuevo mecanismo que no este basado en la promoción del mercado de carbono, que respete la soberanía de los estados y los Pueblos, y su derecho al consentimiento libre, previo e informado. Este nuevo mecanismo debe transferir de manera directa recursos económicos y tecnológicos de los países desarrollados para pagar la restauración y mantenimiento de los bosques y selvas.

10) Rechazo a los mecanismos de mercado de carbono. Los mecanismos de mercado existentes nunca resolvieron el problema de la crisis climática. El futuro del financiamiento para atender el cambio climático no puede estar en manos de mecanismos de mercado que solo sirvan para que los países desarrollados incumplan sus compromisos de reducción y para que se beneficien algunos agentes intermediarios.

11) Crear un mecanismo multilateral y multidisciplinario para el control participativo, la gestión y la evaluación continua de la transferencia e intercambio de tecnologías. Estas tecnologías deben ser útiles, limpias, y socialmente adecuadas. De igual manera es fundamental el establecimiento de un fondo de financiamiento e inventario de tecnologías apropiadas y liberadas de derechos de propiedad intelectual, en particular, de patentes que deben pasar de monopolios privados a ser de dominio público, de libre accesibilidad y bajo costo.

12) Reconocimiento y revalorización de las raíces indígena originarias de toda la humanidad y pleno respeto de los derechos de los Pueblos Indígenas. Para construir un futuro hay que aprender del pasado que sigue presente entre nosotros en la presencia de los pueblos indígenas que en todo el mundo han preservado formas de vida en armonía con la naturaleza. Así mismo, en las negociaciones y la aplicación de los acuerdos de cambio climático es necesario garantizar plenamente los derechos de los Pueblos Indígenas.

13) Referéndum climático para que la población mundial decida. Un tema de tanta trascendencia para la humanidad no puede ser secuestrado por 29 países como ocurrió en Copenhagen. En todos los países debemos consultar a la población sobre: el nivel de reducciones de emisiones que deben hacer los países desarrollados y las empresas transnacionales; el financiamiento que deben proveer los países desarrollados; la creación de un Tribunal Internacional de Justicia Climática; la necesidad de una Declaración Universal de Derechos de la Madre Tierra y; la necesidad de cambiar el actual sistema capitalista.

14) Construir un Movimiento Mundial de los Pueblos por la Madre Tierra. La única forma de hacer respetar las conclusiones de la Primera Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra es a través de la construcción de un gran Movimiento capaz de articular a los movimientos sociales del mundo. Sin la participación articulada de los pueblos movilizados del mundo no habrán resultados favorables en la próxima Conferencia de Cambio Climático en Cancún México.