(Cambio – Bolivia) Una experta en el Protocolo de Kioto advierte que si los países industrializados no reducen las emisiones, se viene una catástrofe.

Solucionar el asunto del calentamiento climático es un proceso “gradual” que tomará décadas y la conferencia de Cancún sólo aportará una “piedra” al edificio, consideró en Bonn, Alemania, la nueva responsable de la ONU para el clima, la costarricence Christiana Figueres.

“No pienso que vea en mi vida un acuerdo final sobre el clima”, declaró Figueres en un encuentro con los periodistas al margen de las negociaciones sobre el clima que se llevan a cabo en Bonn hasta el 11 de junio.

Representantes de 182 países participan en una sesión de negociaciones desde la cumbre de Copenhague, con miras a preparar la cumbre mexicana que se celebrará del 29 de noviembre al 10 de diciembre.

“Si logramos alguna vez un acuerdo definitivo que responda a todos los asuntos, entonces habremos solucionado el problema. No creo que ocurra”, agregó a AFP.

Figueres, de 53 años, en funciones a partir del 8 de julio en reemplazo de Yvo De Boer, que renunció luego de Copenhague, consideró “muy simplista focalizarse sobre un acuerdo legal” que exija cumplimiento.

En tanto, el embajador boliviano ante la ONU, Pablo Solón, exhibió datos sobre el calentamiento global donde demuestra que los países ricos bajaron sus metas para las reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero, en contraposición al Protocolo de Kioto.

Dijo que estas reducciones están por debajo del Acuerdo de Copenhague: “Los datos muestran un abismo terrible entre lo que dice la ciencia, lo que la gente ha pedido, lo que la Madre Tierra necesita y lo que los países ricos están diciendo que están dispuestos a hacer. La semana pasada en las negociaciones sobre las normas de control de emisiones, la Unión Europea dijo que hará lo que las reglas le permiten. ¿Si las reglas permiten que se queme el mundo, harán eso? Porque eso es lo que las reglas permiten que hagan”, manifestó Solón.

Lim Li Lin, experta en el Protocolo de Kioto de la Red del Tercer Mundo, comentó: “La brecha de los compromisos en términos de mitigación es la punta del iceberg. Los países ricos han estado socavando el régimen climático, particularmente los objetivos vinculantes del Protocolo de Kioto. Si esto ocurre, tendremos un mundo sin un sistema legal para hacer los recortes obligatorios de emisiones, que es un mundo con un aumento de 4 grados de temperatura y una catástrofe climática”.