(the Associated Press) Naciones Unidas — La cumbre climática de Bonn fue un fracaso a la hora de reducir los gases contaminantes y las perspectivas ante la próxima convención en la ciudad mexicana de Cancún son preocupantes, afirmó el miércoles el representante boliviano ante la ONU.

“Nosotros estamos viendo a lo largo de este año que empiezan a primar más los intereses económicos, corporativos, en la negociación de cambio climático, que los seres humanos, que la vida”, dijo Pablo Solón, representante permanente de Bolivia ante el organismo mundial.

Solón consideró que las conversaciones sobre el clima del mundo retrocedieron durante la cumbre climática de Bonn, en Alemania, celebrada del 2 al 6 de agosto, donde los países no incrementaron sus compromisos para reducir sus niveles de emisiones. En general, los países desarrollados se han comprometido a reducir sus emisiones en un 18% respecto a los niveles de 1990.

“Eso es algo muy preocupante”, dijo el boliviano tras una rueda de prensa en la sede de la ONU en Nueva York. “Según el panel intergubernamental sobre cambio climático, las reducciones de los países desarrollados deberían estar entre el 25 y el 40%”.

Solón destacó que las negociaciones son ahora “mucho más urgentes que antes” y que “hay que moverse lo más rápido posible”. La próxima convención climática de alta envergadura se llevará a cabo en la ciudad de Cancún en noviembre, en el Caribe mexicano.

Países ricos y pobres están divididos sobre cómo enfrentar el problema, uno de los factores que provocó el fracaso de la cumbre climática de Copenhague en diciembre del 2009.

Bolivia se ha postulado como una nación defensora de los derechos de la llamada “Madre Tierra” y el presidente Evo Morales ha viajado hasta la sede de la ONU para hablar sobre el tema.

Los líderes bolivianos han propuesto la creación de un Tribunal Internacional de Justicia Climática para que mida el cumplimiento de cada país con sus objetivos de reducción de emisiones contaminantes, entre otras cosas.

Solón acusó a Estados Unidos de ser uno de los países con menos compromisos de reducción de emisiones de carbono, y señaló que su intención de reducirlas para el 2020 en un 17% respecto de los niveles del 2005 “no es aceptable”.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo el martes en la sede de la ONU que es posible que no se llegue a un acuerdo climático en Cancún.

Solón pareció estar de acuerdo con él el miércoles, cuando dijo que, si no se solucionan los problemas, “podríamos estar ante un escenario en el cual hayan cero reducciones, tomando en cuenta el nivel de emisiones del año 1990, lo que es dramático”.