Naciones Unidas emite informe “Armonía con la Naturaleza”
a iniciativa de Bolivia

“La presente era tecnológica ha significado un empobrecimiento de la relación histórica de los seres humanos con la naturaleza”. Esta es una de las conclusiones de partida del Informe “Armonía con la Naturaleza” que el Secretario General presenta a consideración de la Asamblea General por una iniciativa del Estado Plurinacional de Bolivia, que contó con el copatrocino de 61 países y que fue adoptada por consenso en diciembre del año pasado.

“La naturaleza ha sido considerada como una mercancía que existe para el beneficio de las personas”, continúa el informe, y considera un error creer “que todos los problemas medioambientales se pueden resolver con soluciones tecnológicas”.

El informe señala que varios estudios científicos afirman que hemos traspasado las fronteras del planeta, y que la perdida de la biodiversidad, la desertificación, el cambio climático y la alteración de los ciclos naturales se debe a ello.

El informe “Armonía con la Naturaleza” muestra que existen otros modos de relacionamiento de algunos pueblos y Estados que rescatan la conducta humana bajo el concepto de “Vivir Bien”, con respeto a la naturaleza, a la identidad cultural, a la vida en comunidad y la armonía entre los seres humanos y entre los seres humanos y la naturaleza.  Menciona que en algunos países ya se está avanzando en el reconocimiento y defensa de los derechos de la naturaleza. Así mismo, plantea que es necesario asumir profundos cambios en los patrones de consumo y producción, y sostiene que dentro del “desarrollo sostenible” el pilar ambiental se encuentra disminuido frente a los pilares económico y social, porque los seres humanos aún no asumimos que somos parte inseparable de la naturaleza y, que no podemos causarle daño sin causarnos daño a nosotros mismos.

El citado informe reafirma la interdependencia entre la conservación de la naturaleza y el desarrollo, y sostiene que el desarrollo depende del cuidado de la tierra. Establece que es necesario crear un modelo sostenible para la producción, consumo y la economía como un todo, ya que la tierra tiene recursos limitados para satisfacer las necesidades básicas de las personas.

El Informe concluye haciendo recomendaciones a nivel de la educación, la ciencia y el desarrollo de políticas e iniciativas para promover una aproximación “holística” al relacionamiento de los seres humanos con la naturaleza y el desarrollo.

Este primer informe del Secretario General será considerado en el Sexagésimo Quinto Periodo de Sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas que se inaugura en septiembre del presente año.