“Grupo de trabajo Especial, cuyo mandato es iniciar un proceso global que permita la implementación plena, eficaz y sostenida de la Convención, mediante cooperación  a largo plazo”

Intervención de la República Bolivariana de Venezuela, en nombre de los miembros del ALBA, el Estado Plurinacional de Bolivia, la República de Cuba,  la República de Ecuador y la República de Nicaragua

 Venezuela en nombre de Bolivia, Cuba, Ecuador y Nicaragua, miembros del grupo de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), deseamos asociarnos a las palabras expresadas por el distinguido representante de Yemen, en nombre del G77 y China, al tiempo que agradecemos al Gobierno de la República Popular China por la hospitalidad, la generosidad y, sobre todo, por el gran sentido de compromiso demostrado al convidar la celebración de esta importante reunión en la hermosa ciudad de Tianjin.

 Aprovechamos esta ocasión igualmente para felicitar al Gobierno del Presidente Rafael Correa de Ecuador, por la valentía demostrada en su deber de preservar la democracia, el orden institucional, el estado de derecho y la revolución ciudadana.

 Señora Presidenta,

Para el ALBA es un imperativo garantizar la preservación del régimen jurídico, definido por la Convención Marco y su Protocolo de Kyoto. Siendo éstos los únicos instrumentos jurídicamente vinculantes, deben prevalecer sus principios, normas y compromisos por encima de cualquier otro documento no vinculante.

Para el Grupo ALBA, el reto que tenemos para Cancún es lograr resultados balanceados en dos niveles:

1)    De la negociación general: con balance entre las decisiones del Grupo del Grupo de Cooperación a Largo Plazo y las enmiendas del Protocolo de Kyoto.

2)    Dentro del Grupo del LCA: con un balance en el progreso equitativo de todos los elementos constitutivos del Plan de Acción de Bali, que permita avanzar en la adopción de un instrumento jurídicamente vinculante que fortalezca y complemente el régimen jurídico vigente.

Señora Presidenta,

Limitar el incremento de la temperatura media global, es el elemento central del acuerdo balanceado que debemos alcanzar en Cancún. Ello sólo es posible, con compromisos concretos de mitigación por parte de los países desarrollados, Partes y no Partes del Protocolo de Kyoto, responsables históricos de esta calamidad que estamos viviendo.

Durante esta semana no se puede continuar con la práctica de dilación de nuestros trabajos. Se hace necesario ver evidencias de un compromiso político real de los países desarrollados, a quienes hacemos un llamado para abandonar la obsoleta estrategia de negociación basada en el trueque de posiciones, así como los chantajes sobre su intención de bloquear el progreso en KP si no progresamos en el LCA.

Señora Presidenta,

Nadie debe esperar por nadie. Cada uno de los países desarrollados debe estar, aquí y ahora, dispuesto a poner sobre la mesa sus compromisos con el mundo.

En este proceso tan complejo, no puede ser que un solo país sobre el planeta, espere del resto del mundo paciencia, mientras pasan los procesos electorales que les permitirán saber si estarán o no en “capacidad jurídica” de comprometerse con el mundo.

 Entre tanto, tendremos que seguir viendo arder nuestros bosques, inundarse nuestras casas, enfermarse nuestros niños, morir nuestras cosechas o ver desaparecer nuestros países.

 Esto es inaceptable ambiental, política y éticamente.

 Los principios que nos guían a los países del ALBA están asociados con la solidaridad, con la vida y con la armonía con la Madre Tierra y con todos sus habitantes, nuestros hermanos.

 Por eso, estamos dispuestos a trabajar arduamente esta semana con nuestras contrapartes para lograr resultados ambiciosos, porque eso es lo que el planeta necesita.

 Sabemos que somos mayoría los países que estamos dispuestos a avanzar en Tianjin para solventar nuestras diferencias, y hacemos un llamado para sumarnos, todos juntos, a trazar la ruta hacia un Cancún lleno de sol y también de esperanza.

 Señora Presidenta,

 El Presidente Obama, en el año 2008, en la Cumbre Climática de los Gobernadores de Estados Unidos, dijo: “now is the time to confront this challenge once and for all (…) Delay its non longer an option, denial is no longer an acceptable response”.

 Ojalá cumpla sus palabras y aquí en Tianjin las convierta en trabajo constructivo y en desbloqueo.

 Ahora, es el mundo en desarrollo el que lidera este proceso y les exige a ustedes, aquí y ahora, que avanzemos. Once and for all.

 MUCHAS GRACIAS