Gracias Sra. Presidente:

 Bolivia en nombre de Cuba, Dominica, Ecuador, Nicaragua y Venezuela, miembros del grupo de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA-TCP) se adhiere a lo expresado por el distinguido delegado de Yemen en nombre del G77 más China, y cree firmemente que el corazón de los resultados en Cancún está en la adopción  del segundo periodo de compromisos, con reducciones ambiciosas y domésticas de los países Anexo 1, a través  de la Enmienda al Anexo B del Protocolo de Kioto. 

Son 7 mil millones de seres humanos que están esperando que salgamos de Cancún con compromisos ambiciosos de reducción de gases de efecto invernadero. Los países desarrollados son quienes históricamente han emitido estos gases y han hecho una sobre utilización de la capacidad de procesamiento de la naturaleza, por lo tanto ellos deben mostrar su liderazgo y asumir sus compromisos para estabilizar la temperatura de nuestro sistema climático.

Después de cinco años de negociación no podemos  aceptar que sigan primando los intereses de poderosos grupos económicos antes que la supervivencia del ser humano y la preservación del único hogar que tenemos: nuestra Madre Tierra.

Los compromisos legales de reducciones de emisiones de los países Anexo 1, no pueden estar condicionados al mercado de carbono y a la creación de más mecanismos de flexibilidad que finalmente permitan a los países desarrollados eludir sus responsabilidades y trasladarlas a los países en desarrollo mercantilizando la naturaleza.

Es fundamental el respeto y cumplimiento del régimen legal vigente sobre Cambio Climático con la adopción del segundo periodo de compromisos que debe comenzar sin dilación el año 2013. Esta obligación de los países Anexo 1 no solo tienen un componente legal vinculante a  nivel internacional, sino también un carácter moral y ético con la humanidad y el planeta.

El incumplimiento de las obligaciones de reducción  del Protocolo de Kioto puede provocar un genocidio que no solamente atentará contra la vida de la humanidad, sino también de la Madre Tierra, generando un nuevo tipo de delito que en el futuro se conocerá como ecocidio.

 Muchas gracias