Enlace al webcast

A tiempo de evaluar el desarrollo de la cumbre climática que se lleva a cabo en la ciudad mejicana de Cancún, el embajador boliviano frente a Naciones Unidas manifestó: “lamentablemente al concluir el quinto día se ha avanzado muy poco en los temas de fondo. Hubo  avances en temas que no hacen al aspecto principal de esta negociación que es el de la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Lo que tenemos aquí, a cinco días, es una incertidumbre total sobre la continuidad del segundo periodo de compromisos del Protocolo de Kioto”.

Solón agregó que “esto es inadmisible, nosotros veníamos aquí a discutir cuál iba a ser el monto de la reducción de emisiones para este segundo periodo de compromiso del Protocolo de Kioto, y no simplemente a discutir temas colaterales”.

A la conferencia de prensa convocada por el Estado Plurinacional de Bolivia se sumaron los países del Alba. Precisamente la representante de Venezuela, Claudia Salerno puntualizó que “No podemos darnos el lujo de fracasar. Nuestros países sufren las consecuencias del cambio climático”. Salerno argumentó que: “La cancillería mejicana ha hecho todos los esfuerzos para acercar a las partes después de la negra noche de Copenhagen”.

Por otra parte, el diplomático boliviano señaló “hay países que de una manera, sincera y transparente nos han dicho: no va haber segundo periodo de compromisos del Protocolo de Kioto (que obliga a una mayor reducción de gases de carbono). Pero hay otros países que nos han planteado que para que haya un segundo periodo de compromiso para el Protocolo de Kioto, primero tienen que abrir las puertas a otro protocolo del cual podamos ser parte en el futuro”.

Solón utilizó una comparación en torno a esta propuesta: “esto es como decirle a una persona, para seguir casada contigo, primero quiero que me dejes abierta la puerta para tener una segunda esposa”.

Consultados por los periodistas sobre cuáles serían esos países, los diplomáticos prefirieron no mencionar nombres mientras duren las negociaciones en la esperanza de que se llegue a un acuerdo común que reduzca drásticamente las emisiones de gases de carbono.

Sin embargo, el representante de Nicaragua dejó en claro que los países del Alba cuentan con el apoyo de las naciones africanas, árabes e importantes miembros de las BASIC.

Salerno fue categórica al manifestar que: “el planeta necesita compromisos”. Y denunció que: “… hemos estado tratando de acercarnos cuando del otro lado uno encuentra al representante de un país que dice que quiere ir a la playa, porque aquí no hay nada que hacer en la semana. Entonces uno entiende que estar aquí, políticamente, es una pérdida de tiempo y además se estaría garantizando que ocurran escenarios mil veces peores que lo que nosotros hemos visto”.

Los delegados nacionales manifestaron que continuarán trabajando en la búsqueda de un acuerdo pese a que el panorama no es de los más optimistas.

Así lo manifestó Salerno: “Nos sentimos extremadamente frustrados y nos queremos adelantar a lo que puede ser un 10 de diciembre fatídico. Necesitamos que hoy, antes de que se produzca el texto de mañana que van a elaborar los chefs de los grupos de trabajo, utilicen las horas que queden del día para avanzar y tratar de cambiar la posición de estos países”.

La delegada venezolana fue enfática cuando manifestó que “las posiciones de nuestros países no se venden, no hay dinero en el planeta que compre una decisión por parte de los países del ALBA que pueda significar la muerte de ningún ser humano sobre este planeta”.

3 de diciembre de 2010, Cancún, Mexico