COMUNICADO DE PRENSA (Ver en formato PDF)

Enlace al webcast

En una conferencia de prensa esta mañana en las negociaciones climáticas COP16 en Cancún, el Embajador del Estado Plurinacional de Bolivia Pablo Solón, dijo que el nuevo texto dado a conocer ayer por la Presidente del Grupo de Trabajo sobre Cooperación a Largo Plazo (LCA por sus siglas en inglés) es desequilibrado, y excluye las propuestas de Bolivia y muchas otras naciones en desarrollo. Habrá que corregir las principales diferencias en las negociaciones entre los países en vez de ser decididas unilateralmente por un Presidente, indicó Solón.

“Los debates deben continuar sobre el texto de negociación que incluye las propuestas de todas las partes”, dijo Solón.El Embajador Solón enumeró algunas de las propuestas de Bolivia que han sido ignoradas: un examen del impacto de la guerra sobre las emisiones de gases de efecto invernadero, el respeto a los derechos humanos y los derechos de los pueblos indígenas en la política climática, la creación de una declaración sobre los derechos de los Madre Tierra, una definición de bosques que no incluya las plantaciones, el rechazo de nuevos mecanismos de mercado que traten a la naturaleza como mercancía, y la creación de un tribunal de justicia climática.

Solón resaltó que una propuesta fundamental de su delegación permanece: la reducción de forma doméstica del 50% de las emisiones de los países desarrollados hasta el año 2017. Señaló que esta posición está muy de acuerdo con la postura de la mayoría de los países en desarrollo miembros del G77 y China, donde la demanda mínima es de una reducción del 40%.

En respuesta a las acusaciones de que Bolivia está bloqueando el progreso en Cancún, Solón dijo que sus propuestas están motivadas simplemente por el deseo de evitar el tipo de aumento desastroso de la temperatura global que condenaría a la humanidad a la muerte.

“Hemos venido a buscar un acuerdo para la humanidad y la naturaleza en su totalidad … Las investigaciones más reciente indican que 300.000 personas mueren cada año debido a los desastres naturales. Están jugando con vidas humanas”, dijo Solón.

Solón indicó que la reciente revelación en Wikileaks sobre países que fueron presionados por el gobierno de EE.UU. para asociarse con el Acuerdo de Copenhague no fue sorpresa alguna para los delegados bolivianos. Junto con Ecuador, a Bolivia le fueron retirados 3 millones de dólares de financiamiento climático por los EE.UU. en abril de 2010 como resultado de su negativa a firmar el Acuerdo de Copenhague.

“Esto confirma lo que siempre hemos dicho… Eso no es una negociación climática, es una imposición. A nosotros no nos pueden comprar”, dijo Solón.

El negociador boliviano también indicó su intención de permanecer en la mesa de negociación durante todo el curso de las conversaciones de esta semana.

“Nunca se nos cerraremos a ningún tipo de negociación entre las partes”, dijo Solón.

6 de diciembre de 2010, Cancún, Mexico.